»TESTIMONIO: Trata de niñas cristianas en Pakistán

Mehak Parvez

Las niñas secuestradas suelen tener 14-15 años, las fuerzan a casarse para abusar de ellas o convertirlas al Islam. 

Mehak Parvez es una joven cristiana pakistaní. Ella sufrió la violencia de las redes de trata que son usuales en su país entre las niñas cristianas o de otras creencias que no sean del Islam. Ella es de la provincia del Punjab, aunque trabajaba como esteticista en Islamabad, capital del país. Ella cuenta que volvió a casa de sus padres para asistir a la boda de una prima que se casó con un ciudadano chino. 

Durante la boda, le gusté a uno de los invitados del novio y éste me prometió que podía casarme con un hombre chino, alguien cristiano como yo, que me podría dar una vida acomodada para mí e incluso para mi familia.” 

Mehak cuenta que su familia acordó en conocer a los hombres y un día se presentaron tres hombres chinos en su casa. 

Nos dijo que podía elegir a uno de los tres pretendientes y casarme con él. Aseguró que los tres tenían una posición económica estable y que regresarían a China después de la boda. Nos prometió a mi familia y a mí que se harían realidad nuestros sueños más ambiciosos.”

A los dos días de escoger el pretendiente, Mehak tuvo su boda, el 19 de noviembre de 2018.

Mehak Parvez, joven cristiana de Pakistán, ha sufrido la violencia de la red de trata de personas.

“Mi esposo y yo nos mudamos a Lahore, donde otros ocho hombres chinos vivían con sus esposas. Enseguida me di cuenta de que algo no cuadraba. Aunque el casamentero me había dicho que mi esposo era cristiano, nunca lo vi rezando o leyendo la Biblia. No me daba dinero para la compra, y a menudo me pegaba. Incluso confesó que sólo había fingido ser cristiano para que me casara con él.”

El arzobispo de Lahore, Mons. Sebastian Francis Shaw es una de las personas que han denunciado públicamente el aumento de las niñas de minorías religiosas, tanto cristianas como hindúes víctimas de la trata de personas. Algunas de ellas tienen riesgo de ser casadas a la fuerza con hombres musulmanes que tienen la intención de convertirlas al Islam. Una investigación hecha en la provincia de Punjab afirma que hasta 700 niñas fueron secuestradas el año pasado. 

Mehak pudo escapar la violencia que vivía a través de un grupo de WhatsApp en el que consiguió contactar con otras jóvenes pakistaníes que vivían en China y tenían su misma situación. 

“Me contaron que unas 1.200 muchachas cristianas habían sido atraídas como yo para casarse. En China estaban siendo tratadas inhumanamente, abusadas sexualmente”.

Ella se puso en contacto con Saleem Iqbal, un activista de Derechos Humanos que denuncia este tipo de delitos. Con su apoyo, se denunció la trata de estas jóvenes en medios de comunicación, en agencias gubernamentales y en fuerzas de seguridad. De esa manera, han conseguido desmantelar esta red criminal. Hasta 15 ciudadanos chinos han sido acusados de trata de personas.

Después de todo lo que Mehak Parvez ha vivido, ella hace un reclamo más.

“Pido que no nos olvidemos de las miles de chicas que todavía están en China esperando nuestra ayuda”

Con tu ayuda apoyamos miles de proyectos que dan esperanza a millones de cristianos necesitados y perseguidos.

Dona ahora »

 

«Lo mejor que me ha pasado como sacerdote», testimonio de un sacerdote en Etiopía

El Padre Kenneth Iwunna trabaja en una zona remota de Etiopía, entre la tradicional tribu nómada Borana. Para él esto ha sido la mejor misión de su vida sacerdotal.

Asesinato del padre Cosmas Ombato Ondari en Camerún

El padre Ombato era misionero procedente de Kenia, fue brutalmente asesinado el 21 de noviembre de 2018 en una aldea al oeste del país.

Agradecimiento de sacerdotes de África por estipendios de Misa

El 38% de los sacerdotes que apoyamos a través de estipendios de Misa viven en África y, por ello, han querido agradecer la ayuda que han recibido.