Director de ACN Francia: «Lo que estamos viviendo es una cuestión de religión y de libertad»

› Benoît de Blanpré explica en Perseguidos pero no olvidados los últimos ataques terroristas en el país

05/11/2020

ACN.- El último atentado terrorista en Francia ha dejado tres víctimas mortales en la Basílica de la Asunción de Niza, al sur del país. Benoît de Blanpré es el director de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) en Francia y ha compartido sus impresiones en el programa Perseguidos pero no olvidados de TRECE«La situación en Francia está empeorando, y esto se debe a la radicalización del Islam», ha señalado Blanpré.

Los crecientes ataques y las tensiones en la sociedad francesa se explican según el directo de ACN Francia por la nueva ley presentada por Emmanuel Macron, presidente de la República Francesa, que trata de prevenir el integrismo islámico y ahonda en la separación de la sociedad francesa de la religión. También la libertad de expresión es otro factor que se ha defendido desde el gobierno francés frente a los ataques terroristas hacia la revista satírica Charlie Hebdo, que ha vuelto a publicar caricaturas del profeta Mahoma, generando protestas por parte de musulmanes en todo el mundo. 

Benoît de Blanpré, director de ACN Francia. (ACN)

Preguntado sobre si estos últimos ataques están relacionados con Charlie Hebdo, Blanpré reconoce que «Sí ésta es una cuestión de religión, y de eso se está hablando ahora en Francia. Por supuesto, lo que se está viviendo en Francia también es una cuestión de libertad. Somos un país libre, y por supuesto se puede decir y hacer lo que se quiera, pero hay que pensar en cómo se dice, dónde y por qué se dice. Esta libertad de expresión tenemos que trabajarla en Francia. Las tensiones son tensiones religiosas, el Islam radical está atacando a cristianos. Es una cuestión de libertad y de libertad de expresión que tenemos que entender bien y utilizar de manera inteligente».

Por último, el director de ACN Francia ha pedido oraciones por la paz en Francia «porque las tensiones son muy grandes y la violencia está muy presente. Tenemos que rezar por Francia. Pero también tenemos que decir lo que está pasando exactamente en el país, sobre la radicalización islámica y sobre todo, utilizar las palabras correctas sobre lo que está pasando. Además deberíamos sentarnos todas las religiones para hablar sobre la libertad de expresión, para así intentar tener una comunicación pacífica entre los distintos grupos religiosos presentes en Francia».