Sacerdote visita a familias de la parroquia de Tando Allahyar, en la diócesis de Hyderabad, sureste de Pakistán. (ACN)
30 septiembre 2022

Enfermedades, discriminación y cosechas arruinadas tras las inundaciones de Pakistán

Mons. Shukardin, obispo de Hyderabad, comparte sus impresiones tras visitar zonas afectadas por esta catástrofe natural

ACN.- Mons. Samson Shukardin, obispo de la diócesis de Hyderabad, no puede olvidar las impresiones de su visita, a principios de septiembre, a la aldea católica de Mariamnagar, provincia de Sindh, al sur de Pakistán, afectada por las inundaciones. 

«En lugar de protegerse a sí mismos, los lugareños tendieron mosquiteras sobre su ganado. Las cabras y las vacas son su fuente de ingresos, y también proporcionan leche. A causa de los mosquitos, es muy difícil pasar siquiera una noche en las aldeas inundadas», dice el obispo en conversación con la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN).

«Todas las escuelas que dirige la iglesia en las zonas rurales inundadas están cerradas; el mobiliario ha quedado destruido y las paredes tienen goteras. Nací en Hyderabad, pero no había visto llover tanto en toda mi vida».

El prelado se está refiriendo a las lluvias sin precedentes de julio y agosto que, combinadas con el deshielo de los glaciares en las regiones del norte del país, provocaron enormes inundaciones. Un total de 2.016.008 casas están dañadas, 1.596 personas y 1.040.735 animales perecieron. Una reciente investigación oficial ha constatado la destrucción a gran escala de cultivos agrícolas comerciales y un daño total por un valor de 1.700 millones de euros.

Entre las propiedades y terrenos afectados se encuentran también algunos que pertenecen a la diócesis y que fueron arrendados a agricultores católicos. Como ahora no pueden pagar el alquiler ni los préstamos, Mons. Shukardin ha aplazado sus deudas hasta que la situación mejore de nuevo. 

Cosechas destruidas y aumento de las deudas

Patras Baagh, de 65 años, cultiva algodón y quimbombó en cuatro hectáreas de tierra de la diócesis; este año recolectó la primera cosecha a finales de julio. «Durante el verano, cuando hacía un calor récord, solo había agua para la agricultura una vez al mes, y las plantas estaban sedientas. Ahora se pudren por debajo de entre 1,80 y 2,40 metros de agua», dice Baagh, que ahora tiene que cargar con deudas por más de 1.400 euros.

«Después de fumigar durante todo un día volvieron los mosquitos. Ahora, los niños sufren inflamaciones de garganta, malaria, dengue y enfermedades de la piel. No tenemos dinero para los libros de texto». 

Su familia tiene que dormir ahora al raso, pues su casa de adobe quedó dañada por las lluvias. 

La familia de Asif George y otros 25 cristianos viven en Chak, un pueblo de la provincia de Sindh. Actualmente, la familia vive bajo un árbol sisu o sheesham, al que también ha atado su cabra. «Después de derribarse los muros exteriores de nuestra casa de adobe nos trasladamos a una colina; pero también al aire libre hacía demasiado calor. No sabemos qué nos deparará el futuro. El algodón que se produjo en la primera cosecha se ha podrido y la caña de azúcar también se está volviendo inservible», se lamenta este agricultor católico frente a ACN.

En otros lugares de Pakistán, la catástrofe ha provocado que los pobres del campo estén ahora endeudados con los ricos terratenientes (waderas) que poseen cientos de hectáreas. Estas tierras son cultivadas por sencillos agricultores, pero estos solo tienen derecho a una pequeña parte de la cosecha.

«Nadie puede enfrentarse a los grandes terratenientes. Por desgracia, las inundaciones anuales siempre afectan a los pobres. Entre los más afectados están las personas que viven ilegalmente en los cauces de los ríos secos. Generaciones enteras de campesinos pobres están ya sometidos a la esclavitud de la deuda por esta causa», explica Mons. Shukardin. 

«La situación es grave, estoy preocupado por los próximos meses. La destrucción continúa incluso después de las lluvias torrenciales. Una visita solidaria del clero y los religiosos es un gran consuelo para las personas atrapadas por las inundaciones», añade el obispo. 

Indiferencia y discriminación

Según el Índice de Riesgo Climático Global, Pakistán ocupa el octavo lugar entre los países más afectados por el cambio climático. Sin embargo, el obispo dice que la indiferencia del gobierno también es culpable de la tragedia. 

«Por parte del gobierno provincial hay una falta de planificación; se les acusa además de usar mal los fondos. Pasarán al menos seis meses antes de que el agua desaparezca y la tierra vuelva a estar seca. No hay instalaciones de drenaje en los pueblos», dice el obispo, y añade que las minorías religiosas son discriminadas. 

«Ningún parlamentario local ha ayudado a los cristianos afectados por las inundaciones. También tenemos derecho a recibir ayuda contra las inundaciones», expone el obispo Shukardin. 

No es la primera vez que se plantea esta cuestión. En 2020, activistas de Derechos Humanos se quejaron de que las organizaciones partidistas obstruyeron el suministro de alimentos y ayuda a las minorías no musulmanas durante los confinamientos debidos al COVID.

A petición de Mons. Shukardin, ACN se comprometió a destinar más de 200.000 euros en ayuda de emergencia a más de 5.000 familias y a reparar las iglesias e infraestructuras parroquiales dañadas en la diócesis de Hyderabad. Otros 31.000 euros se destinarán a la archidiócesis de Karachi a fin de proporcionar 310 paquetes de alimentos y utensilios de cocina para apoyar a las familias cuyos hogares han sido destruidos.

Ayúdanos compartiendo esta noticia en tus redes sociales

Para estar al día de noticias, proyectos, testimonios, campañas de oración, eventos

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Actualidad sobre la Iglesia necesitada y perseguida

DIC012022
ACN aprueba ayudas para aliviar la crisis energética que también sufre la Iglesia ucraniana, frente a los ataques rusos y el duro invierno con temperaturas por debajo de los -20ºC
NOV302022
ACN conversa con el P. Youssef Nasr, presidente del Secretariado de Escuelas Católicas del Líbano
NOV292022
Obispo greco-católico de Donetsk: "Hacemos un llamamiento a las autoridades y a todas las personas de buena voluntad para que se unan a la causa de la liberación"
VER MÁS NOTICIAS