La clave para la estabilidad del Líbano es la neutralidad, dice el ex presidente Suleiman

› «Parece que Hezbollah no quiere llegar a un acuerdo con ningún partido libanés que quiera que Líbano sea un país libre e independiente»

01/11/2021

ACN, Diana Khaddaj.- Michael Suleiman, político católico maronita, fue presidente del Líbano entre 2008 y 2014, después de una década como comandante de las Fuerzas Armadas del país. Tradicionalmente, el presidente del Líbano proviene de la población cristiana maronita, el primer ministro es  musulmán sunita y el jefe de la Asamblea Nacional es chií. Durante su mandato, el presidente Suleiman trabajó duro para crear unidad entre cristianos, sunitas y chiitas, pero la tarea fue difícil ya que Arabia Saudita respaldaba a los sunitas del Líbano e Irán apoyaba a los chiitas, en gran parte a través de su financiación de Hezbollah.

Actualmente, el Líbano atraviesa  una grave crisis política y económica. Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) ha respondido con ayuda a los cristianos más necesitados. A raíz de la explosión de agosto de 2020 en el puerto de Beirut, que causó graves daños en el barrio cristiano de la ciudad, ACN también se embarcó en un extenso programa de reconstrucción de iglesias y edificios eclesiasticos dañados por la explosión. Después de más de un año de estancamiento político, un nuevo gobierno asumió el cargo el 10 de septiembre de 2021. En esta entrevista, el expresidente Suleiman habla con ACN sobre la situación política del país.

Michael Suleiman, fue presidente del Líbano entre 2008 y 2014. (ACN)

Tradicionalmente, el Líbano ha sido un símbolo de que cristianos y musulmanes pueden vivir en armonía en el Medio Oriente. ¿Cómo están contribuyendo los políticos libaneses a ese mensaje?

Estamos creando una mala impresión del mensaje de nuestro país, ya que no estamos unidos para mostrar una imagen clara del Líbano. Esta debería ser la misión de cada ciudadano libanés, independientemente de su religión. La aportación cristiana al país es una demanda incluso “islámica”, ya que los musulmanes se preocupan profundamente de que los cristianos sean sus principales socios.

¿Por qué los musulmanes quieren eso?

Así es como se comporta el pueblo libanés en su esencia y esta es la verdadera naturaleza de nuestro pueblo. Sin embargo, los políticos siempre dividen a los ciudadanos y los intereses sectarios dividen a los partidos políticos. Un ejemplo son los partidos que apoyan a Irán hasta tal punto que los ciudadanos chiitas se sienten desligados de los demás ciudadanos libaneses. Personalmente, soy optimista y espero que pronto los cristianos cumplan su papel real en el Líbano y el Medio Oriente.

¿Los políticos cristianos han protegido y promovido el papel de los cristianos en el Líbano?

Los políticos cristianos no han podido hacer justicia al papel de los cristianos en el Líbano porque no pueden establecer alianzas con Hezbollah. En general, los líderes políticos no han podido  ponerse de acuerdo sobre la idea de construir nuestra nación. Parece que Hezbollah no quiere llegar a un acuerdo con ningún partido libanés que quiera que Líbano sea un país libre e independiente.

Hoy, el Líbano ya no es un país independiente o libre debido a la intromisión iraní en los asuntos libaneses por medio de Hezbollah, que apoya a Irán y se opone a los países árabes y a Estados Unidos, así como a Europa.

¿Qué crees que deberían hacer los libaneses al respecto?

Todo lo que necesitamos es la neutralidad del Líbano, el Líbano debería ser un estado neutral. Entonces, podemos volver a enfocarnos en nuestras instituciones y en la separación de religión y estado. En el Líbano, los políticos que quieren ser presidente o primer ministro hacen alianzas con el partido más poderoso del gobierno, Hezbollah.

La tradición dicta que el presidente del Líbano debe ser maronita. ¿Esto da poder a los cristianos?

No, porque el presidente del Líbano no tiene poder para gobernar. El primer ministro, que  debería ser musulmán sunita, tiene más poder que el presidente. Sugerí tener una rotación de cargos entre las distintas religiones.

¿La renuncia al requisito de que el presidente sea cristiano afectaría la presencia de cristianos en el Líbano?

Para nada. La religión del presidente no tiene ningún efecto sobre los cristianos. La cuestión más importante es que el Líbano no participe en los problemas de la región.

El país está ahora en crisis. ¿Qué se debe hacer para mejorar la situación?

El próximo mes de mayo, tenemos elecciones para elegir a los miembros de la Asamblea Nacional. Depende del pueblo libanés elegir representantes con buena reputación, libres de corrupción y leales solo al Líbano.

¿Cuál es su visión para el futuro?

Nada es posible si no soñamos. La gente debería seguir soñando con que lo mejor está por llegar. Durante mi presidencia, no pude lograr el sueño libanés. Mi gran logro fue la «Declaración de Baabda» (2012), que declaró que el Líbano no debería participar en los problemas y las guerras de la región.