Líderes religiosos de Myanmar se unen por la paz, ante las próximas elecciones nacionales

› Entrevista con el obispo John Saw Yaw Han, secretario general de la Conferencia Episcopal Católica del país

13/08/2020

ACN, María Lozano.- La organización ‘Religiones por la Paz’ ha emitido un llamamiento con el título «¡Aprovecha la oportunidad!» firmado por los líderes religiosos de Myanmar con vistas a las elecciones previstas para noviembre. La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) ha entrevistado al obispo John Saw Yaw Han, secretario general de la Conferencia Episcopal Católica de Myanmar, para comprender la importancia de este documento y sacar a la luz más detalles sobre el diálogo interreligioso en el país. El documento también trata de destacar lo que depara el futuro en virtud del importante papel de los líderes de los diferentes grupos religiosos, y pretende arrojar luz sobre la forma en que los líderes religiosos de Myanmar son responsables de una mejor convivencia pacífica, a partir del respeto a los derechos humanos.

Todos los obispos católicos birmanos, así como los líderes religiosos de los budistas, musulmanes e hindúes han firmado el texto. ¿Por qué es tan importante este documento?

Mons. John Saw Yaw, durante un encuentro de diálogo interreligioso. (ACN)

La religión es un tema delicado en Myanmar, donde la violencia religiosa, políticamente motivada, tiene raíces muy antiguas y consecuencias de gran alcance. El aumento de los casos de fanatismo religioso y de adoctrinamiento negativo en Myanmar resulta inquietante. Es por eso que este documento es tan importante para el pueblo de Myanmar. Lo que la gente necesita es convivir en armonía y paz. Y aún más importante es “el espíritu del documento” en sí mismo, que es valioso y muy importante porque muestra el deseo y la voluntad de nuestros líderes religiosos de obrar en favor del pueblo de Myanmar. 

En su opinión, ¿cuál es el punto más importante del documento?

Los líderes religiosos han señalado con acierto que “son demasiado tímidos a la hora de manifestarse contra la injusticia”. Este es el punto más llamativo e importante. Durante muchas décadas, algunos líderes religiosos se han posicionado del lado de los poderosos y han ignorado a los oprimidos. Los líderes religiosos necesitan una voz profética y valentía moral para luchar contra la injusticia y construir la paz. Las próximas elecciones son muy importantes porque sigue tratándose de elegir entre el viejo sistema (que es la cultura excluyente de antes de 2015) y el federalismo (cultura incluyente).  Ahora que la transición de Myanmar a la democracia está en curso, están teniendo lugar una serie de conflictos violentos y desplazamientos, y el país se encuentra en el vértice de grandes reformas. Todavía estamos en el proceso de desarraigar el viejo sistema, y en este proceso, nuestros líderes religiosos deben desempeñar un papel crucial en la construcción de una nación, para educar a la gente y concienciarla, especialmente, con vistas a las próximas elecciones.

¿Cuál es la contribución de la Iglesia católica al diálogo interreligioso en Myanmar?

¡Cada individuo puede marcar la diferencia! Todos los católicos, como ciudadanos del país, también somos responsables de Myanmar. Estamos convencidos de que trabajar por el desarrollo del país es realmente nuestro desafío y nuestro deber como ciudadanos. Sería un error que nosotros, como católicos y ciudadanos de Myanmar, no participáramos en la lucha por la mayor construcción de la nación de nuestros tiempos. En tiempos críticos, es el deber de todos los ciudadanos elevar la voz por el bien común del país. Por último, si todos los seres humanos tienen derechos, lo mismo ocurre con los deberes. Por lo tanto, aunque los católicos sean una minoría en Myanmar, bajo el liderazgo y la guía de Su Eminencia el Cardenal Charles Bo, la Conferencia Episcopal Católica de Myanmar (CBCM, por sus siglas en inglés) desempeña un papel importante en la construcción de la nación. Desde las elecciones de 2015, la CBCM ha elaborado un plan estratégico quinquenal para la construcción de la nación con especial énfasis en la educación y el desarrollo humano integral, los derechos de los indígenas y la justicia ambiental, los derechos de la mujer y la colaboración con otras confesiones y religiones por la paz y el desarrollo humano.

¿Qué otros desafíos relacionados con el diálogo interreligioso afronta su país y cuáles deben ser abordados?

El medio de comunicación social más popular en Myanmar es Facebook. Incluso hay páginas oficiales del Gobierno destinadas a publicar comunicados oficiales, ya que así es muy fácil llegar rápidamente a la gente. Pero hay en Facebook muchas cuentas falsas con perfiles falsos dirigidas a difundir noticias falsas, discursos de odio y provocaciones, creando conflictos religiosos y violencia. Con este propósito, que no por el bien de la gente, algunos actúan a nivel individual y otros, en equipo. Puede que detrás de ello haya razones políticas e intereses económicos.

El equipo de Facebook y el Ministerio de Información se están encargando de eliminar todas las cuentas/posts falsos que difunden discursos de odio y que dan lugar a noticias falsas y conflictos religiosos, pero necesitan hacerlo con mayor eficacia.

Otro hecho histórico fue la visita del Papa Francisco a Myanmar en 2017. ¿Qué ha aportado esta visita al país?

Podemos afirmar que la Iglesia Católica obtuvo un perfil diferente al de otras denominaciones cristianas gracias a la visita del Papa. A la Iglesia Católica se la respeta ahora más que en el pasado, y también se le han concedido algunos derechos. Hemos podido establecer una colaboración más estrecha con los budistas y otras religiones en aras de la construcción de la paz. El amor, la paz y la armonía fueron los mensajes clave de la visita pontificia, que alentó mucho a los católicos birmanos y fortaleció su fe. La Iglesia católica está elevando su voz en favor de los que no tienen voz para promover la paz y la justicia.