#RedWeek 2020: Iglesias y monumentos se iluminan de rojo en el mundo por los cristianos perseguidos

› El Cristo Redentor de Río de Janeiro, el Palacio de Westminster o la Catedral de San Esteban de Viena participan en esta iniciativa

25/11/2020

ACN.-  La #RedWeek es una iniciativa mundial de Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) para llamar la atención sobre la persecución religiosa contra los cristianos y la falta de libertad religiosa en el mundo. Este año se ha celebrado del 18 al 25 de noviembre, siendo este último día el central, a pesar de la pandemia causada por el coronavirus. Entre las muchas actividades, se iluminan de rojo iglesias y monumentos para hacer visible esta realidad a veces tan olvidada.

«Aunque el COVID19 ha cambiado muchas cosas, los cristianos siguen siendo la comunidad religiosa más perseguida del mundo. Para llamar la atención sobre este doloroso hecho, se iluminan de color rojo catedrales, iglesias y edificios públicos en numerosos países de cuatro continentes, además tendrán lugar muchas iniciativas on-line», según confirma Thomas Heine-Geldern, presidente ejecutivo de ACN. “Es una señal de apoyo importante para todos aquellos que sufren discriminación pero que no pueden hablar libremente de ella y, por lo tanto, esperan que otros hablen en su nombre”, explica Hiene-Geldern.

Cristo Redentor de Rio de Janeiro iluminado de rojo en anteriores ediciones. (ACN)

En todo el mundo, aproximadamente 250 millones de cristianos viven en un entorno en el que son violentamente perseguidos, discriminados o en el que se les impide ejercer libremente su fe. La #RedWeek tuvo su primera edición en 2015, cuando se iluminó de rojo el Cristo Redentor de Río de Janeiro, considerado una de las modernas siete maravillas del mundo. Este año también se lleva a cabo esta iniciativa.

Cristo Redentor de Río de Janeiro, iluminado de rojo

Valter Callegari, director de ACN en Brasil asegura: «Vamos a dar voz a los que no tienen voz. Para ellos hemos hecho un lanzamiento en prensa y en redes sociales de un informe sobre cristianos perseguidos y tendremos un encuentro digital con Monseñor Fernando Lisboa, obispo de Pemba, en el norte de Mozambique donde hay muchos ataques yihadistas. Y terminaremos con la transmisión en vivo de la iluminación en rojo de la estatua del Cristo Redentor de Rio de Janeiro, por los cristianos perseguidos».

El Parlamento de Austria y la catedral de Viena

Este año, los austriacos han sido los primeros en arrancar la #RedWeek. El miércoles 18 de noviembre, la catedral de San Esteban de Viena fue iluminada en rojo y se celebró una misa por los cristianos perseguidos. Un total de casi 50 instituciones eclesiásticas y estatales austriacas, entre ellas el Parlamento en el Hofburg de Viena, participaron en la campaña.

Durante los siete días siguientes, numerosos países de todo el mundo se han unido a la #RedWeek, desde Canadá hasta Australia. Durante este lapso de tiempo, han sido iluminados de rojo otros edificios famosos como el castillo de Bratislava en Eslovaquia o las catedrales de Montreal y Toronto en Canadá. En los últimos años, el Coliseo de Roma también se convirtió en escenario de esta campaña que conmemora a los cristianos que sufren.

Reino Unido: Informe sobre los cristianos injustamente encarcelados en el mundo

Otros de los eventos más sobresalientes de la campaña tuvo lugar este 25 de noviembre. En Gran Bretaña, en dicha jornada se presentó un informe sobre los cristianos que son injustamente encarcelados por su fe, con el título de «Libera a tus cautivos». Fueron invitados a dar su testimonio durante el evento online el arzobispo nigeriano Ignatius Kaigama de Abuja, el ex parlamentario británico Rob Flello y Maira Shahbaz de Pakistán, cuyo caso de secuestro y terror se investiga en el informe.

En Filipinas, la #RedWeek se ha celebrado en cooperación con la Conferencia Episcopal Filipina y este año recordará también la pandemia del coronavirus, pues se ha querido llamar asimismo la atención sobre todos los sacerdotes y las religiosas que asisten en primera línea a los enfermos y que corren grandes riesgos al desarrollar ese servicio. Para ello, en esta ocasión además de iglesias y escuelas como en años anteriores, también se ha hecho una llamada a participar a los hospitales.