Asistencia para religiosas

Especialmente en muchas regiones del mundo donde no hay sacerdotes, ellas se encargan de cuidar a todos en nombre de Dios.

Haz tu donativo

“No existe una Iglesia sin la caridad, hay que ayudar a los pobres, la persona humana está en peligro.”

Papa Francisco

Ayuda a la Iglesia Necesitada – ACN dedica aproximadamente un 3% de sus recursos a la ayuda asistencial para religiosas. Especialmente en las zonas carentes de sacerdotes, las monjas se encargan de atender espiritual y materialmente a los más necesitados en nombre de Dios: niños y adultos, huérfanos, enfermos y moribundos, los que se han alejado o están buscando a Dios y aquellas mujeres que han sido abusadas o traumatizadas. Estas religiosas trabajan a menudo bajo condiciones extremadamente difíciles. Incluso las hermanas contemplativas proporcionan una gran ayuda por medio de la oración.

PROYECTOS DE ASISTENCIA PARA RELIGIOSAS
Una de las misioneras asistiendo a una anciana en Plovdiv

Religiosas en Bulgaria: ángeles para los enfermos y más necesitados.

En las localidades de Zitnitza y Rakovski de la siócesis de Plovdiv, trabajan cinco religiosas de las Misioneras Franciscanas del Sagrado Corazón. Anuncian el Evangelio a través de su servicio a los pobres y asisten a ancianos y enfermos, y realizan visitas a domicilio cuando el sacerdote no puede acudir. Además, imparten catequesis y la asignatura de religión en las escuelas. Pero también ellas necesitan ayuda, para poder seguir prestando trabajando para los más necesitados.

Las hermanitas atienden a ancianos, enfermos y personas dependientes

Apoyamos a las Hermanitas de los Ancianos Desamparados: su labor, imprescindible.

Además de la atención médica y física, las hermanitas prestan atención espiritual a ancianos, enfermos y otras personas dependientes. Realizan una labor imprescindible y lo hacen de forma voluntaria y sin percibir por ello un salario fijo. Su principal campo de acción es Sudamérica, donde muy raramente reciben subvenciones del Estado. Allí atienden en un total de 16 residencias de ancianos de Argentina, Brasil, Chile y Paraguay y trabajan unas 120 hermanitas.