Formación religiosa

Esencial para que laicos y religiosos tengan los conocimientos necesarios para llevar a cabo su labor pastoral adecuadamente.

Haz tu donativo

“La formación no sólo debe ser orientada al crecimiento personal, sino a su perspectiva final: el pueblo de Dios.”

Papa Francisco

El 19% de los recursos económicos de Ayuda a la Iglesia Necesitada – ACN se destinan a la formación de seminaristas, novicias, sacerdotes, religiosos y catequistas. Antes de emprender cualquier misión pastoral deben recibir una formación sólida y concreta. La Iglesia y sus pastores no se rinden por grande que sea la dificultad (pobreza, sectas, violencia, persecución). En la actualidad Ayuda a la Iglesia Necesitada sostiene al 8% de los seminaristas del mundo.

PROYECTOS DE FORMACIÓN RELIGIOSA
Seminaristas en Tabora (Tanzania)

35 futuros sacerdotes se forman con nuestra ayuda en Tanzania.

Tabora es una de las cinco archidiócesis de Tanzania. La carencia de sacerdotes es evidente como señalan desde allí “Tenemos mucho que hacer y necesitamos sacerdotes”. Los 35 futuros sacerdotes necesitan ayuda exterior, porque la archidiócesis no puede financiar la formación sacerdotal que allí dura un total de nueve años. Ayuda a la Iglesia Necesitada ha garantizado gracias a los benefactores, la manutención y la formación de los futuros sacerdotes durante todo un año.

 

Formación de 49 seminaristas en el seminario mayor de San José de Cúcuta

Que no se pierda ninguna vocación en Colombia por falta de medios.

En la Diócesis de Cúcuta (Colombia) 49 jóvenes se preparan en el seminario. La mayoría procede de familias pobres que apenas pueden apoyar económicamente a sus hijos, por lo que el seminario necesita ayuda para costear la formación de los futuros sacerdotes. Desde Ayuda a la Iglesia Necesitada – ACN le hemos prometido una ayuda para este año de 12.250 euros, a fin de que no se pierda ninguna vocación por falta de dinero.

Hermanas de Santa Ana en Camerún

11 novicias en Camerún: la esperanza de su comunidad.

En Camerún, las Hermanas de Santa Ana se ocupan sobre todo de niños y jóvenes, de madres solteras y de chicas que han abandonado la escuela y que “solo llevan tristeza en el corazón y están indefensas ante los peligros del mundo”. La congregación es rica en vocaciones. A esta comunidad le cuesta mucho reunir los recursos necesarios para facilitarles una buena formación a las religiosas jóvenes.