Testimonios: Historias de Esperanza

“El hombre es mucho mejor de lo que pensamos.”
P. Werendried van Straaten, fundador de Ayuda a la Iglesia Necesitada.
En Ayuda a la Iglesia Necesitada somos testigos a diario de historias llenas de esperanza… A través de mensajes escritos, llamadas telefónicas, conversaciones en nuestra sede o en la calle… recibimos caricias de misericordia que Dios nos hace llegar a través de mujeres y hombres anónimos. ¡Cómo no vamos a compartir con vosotros el testimonio de estas personas! El de los que están en la vanguardia de nuestra fe, en tantos países donde la Iglesia sufre, pero también el de tantos benefactores y amigos de esta Fundación que, con sus obras, son ejemplo de que…
29/09/2017

Gracias, Rebeca por tu testimonio y tu visita a España

MÁS HISTORIAS DE ESPERANZA
13/08/2018

Desde Colombia: una historia de perdón sin límites

PASTORA MIRA GARCÍA se ha convertido en una de las creyentes más conocidas de Colombia, gracias a su ejemplo de amor...
19/04/2018

Conoce a Swetha cristiana en el norte de India

Es una mujer dalit casada y madre de tres hijas. Antes de ser católica no conocía el Amor... desde que se convirtió...
13/04/2018

Carmelita en India con coraje para seguir a Cristo

“Las masacres anticristianas me han dado el coraje de seguir a Cristo” Nos cuenta Janani Pradhan, una de las tres...
30/01/2018

Testimonio de heroísmo en medio de la guerra: la iglesia en Centroáfrica

"Cuando la fe mueve montañas"
24/10/2017

Testigos valientes de la Verdad

Kevin era seminarista en Kaduna (Nigeria), cuando en el año 2011, volviendo a casa con sus hermanas, presenció un...
10/07/2017

Campamentos de verano en Alepo, Siria

Podéis estar seguros de que la ayuda para los campamentos de verano en Alepo está haciendo mucho bien. Nos sentimos...
30/06/2017

Un coche para el único obispo de Nepal

"Con su viejo coche desgastado, el único obispo de Nepal recorre largos y fatigosos viajes para infundir ánimos a la...
29/06/2017

Coche en Tanzania que lleva a Dios

Ya tenemos un vehículo. "Me quedo sin palabras de pura alegría y gratitud. Lo único que puedo decir es que rezo por...