“Mi vida como sacerdote
no va a ser fácil en Pakistán.
Pido a los cristianos de occidente
que nos ayudéis
y que estéis unidos en oración a nosotros”

Waqas Sadiq,  recientemente ordenado diácono y pronto sacerdote

Soy Waqas Sadiq, futuro sacerdote y oriundo de la parroquia de St. Joseph, en la archidiócesis de Lahore. Nací y me crié en el pueblo de Chadala Khurd, donde además de la mía, solo había otra familia cristiana. Además de mis padres, somos 2 hermanos y 5 hermanas.  En nuestro pueblo no hay templo católico, por lo que mi familia sólo puede asistir a Misa un par de veces al año. Por eso, en cuanto entré en el seminario menor, mi familia esperaba con ilusión mi visita en vacaciones, para que les hablara de la fe y de lo que estaba aprendiendo. ¡Ellos tienen verdadero interés y necesidad de conocer la fe!

Mis padres no tienen estudios. Una de mis hermanas renunció a estudiar medicina porque era muy costoso, y se hizo botánica para ganar dinero pronto y contribuir a pagar mis estudios en el seminario. Toda mi familia vive con emoción tener un futuro sacerdote entre ellos.

Curiosamente, antes de entrar en el seminario, sólo había conocido a un sacerdote en mi vida y ni siquiera fue él quien me sondeó acerca de mi vocación. Nunca me lo había planteado: aunque soy cristiano, mis amigos de infancia son musulmanes, aprendí incluso sus oraciones y les acompañaba a la mezquita…

Fue mi catequista quién me animó a entrar en el seminario menor. Entré sin mucho entusiasmo pues yo quería ser ingeniero. Pero allí encontré lo que verdaderamente quería para mi vida. Recibí el sacramento de la Confirmación, me llené del Espíritu y dije que sí a la llamada de Dios. Mirando atrás, recuerdo las veces que mi padre había rechazado las suculentas ofertas que le habían hecho para convertirse al Islam… Y doy gracias…

Me gustaría completar mis estudios en Roma, a ser posible, en Derecho Canónico que es lo que más me gusta además de la Sagrada Escritura como materia de estudio.

Los fieles cristianos necesitan sacerdotes: “¿quién puede oponerse o resistirse a esta vocación?”. La gente tiene necesidad de la Palabra de Dios y de que se la expliquen y de sacerdotes que les ayuden a ser buenos cristianos.

Ahora que ya estoy a punto de ordenarme presbítero empiezo a sentirme verdadero cristiano. Mi vida como sacerdote no va a ser fácil en Pakistán, por la presión del Islam, por los atentados terroristas, pero no me asusta. Pido a los cristianos occidentales “que nos ayuden, que estén unidos espiritualmente a nosotros, que sean verdaderos hermanos nuestros”.

Tú puedes ayudar a miles de cristianos en tierras de persecución como Waqas

Dona ahora  »

Sor Klara: convirtió su convento de clausura en un refugio de desplazados

Recientemente el convento de las hermanas benedictinas contemplativas ha abierto las puertas para recibir a las personas afectadas por la guerra de Ucrania.

P. Adriy Bodnaruk, sacerdote en Kiev durante la guerra

El P. Andriy Bodnaruk visita a familias en la capital, pero también visita a los soldados en los puestos de control, realiza servicios litúrgicos en los refugios y organiza actividades...

Richard: el seminarista de Nigeria que perdió a sus amigos y familia por su vocación

Los amigos y familiares de Richard rechazaron su decisión de ser sacerdote e incluso cortaron su relación. Conoce su testimonio de fe.

Marta y David, forzados a salir de Pakistán por su fe

Marta y David son un matrimonio que tuvo que escapar junto con sus hijos de Pakistán por varias amenazas y discriminación por ser cristianos.