»TESTIMONIO:

“Soy un soldado de Jesús que lucha para devolver almas a Dios”

› John Joseph Gazi imparte catequesis y habla de perdón a refugiados sudaneses en Uganda

John Joseph Gazi es de Sudán del Sur y vive como refugiado en Uganda. Al conocer la realidad de miles de personas rotas e invadidas por el odio y la venganza, decidió formarse para ser catequista.

En Sudán del Sur, país natal de John Joseph Gazi, se libran enfrentamientos brutales entre etnias en una lucha constante por el poder. “Mi padre, mi hermana y mi hermano fueron asesinados. Sucedió en cuestión de minutos”, nos explica John. Él, sin embargo, pudo escapar a la vecina Uganda, donde más de un millón de personas malviven en campos de refugiados.

Allí se encontró una miseria que clama al cielo y a multitud de personas, sobre todo jóvenes, con cicatrices en el alma, con odio y venganza porque muchos de ellos fueron niños soldados y sufrieron abusos de todo tipo. 

John que había perdido todo pero mantenía viva su fe, se sintió especialmente llamado a “devolver la vida a los sursudaneses”, a escucharles, ofrecerles consuelo, a hablarles del perdón, a llevarles la Buena Nueva. Por eso quiso ser catequista. 

Pudo serlo porque Ayuda a la Iglesia Necesitada, gracias a la generosidad de sus benefactores, financió su formación en el Centro Emaús, en Kampala, donde adquirió conocimientos psicológicos y catequéticos.

“Gracias a mi formación, que he recibido con ayuda de ACN, ahora llevo esperanza y amor a mi gente”, explicaba John. 

En Ayuda a la Iglesia Necesitada hemos recibido con gran alegría la  reciente instauración del ministerio laical del catequista, por parte del Papa Francisco. Sabemos que, como John, miles de catequistas son la columna vertebral de la Iglesia en África y en muchos lugares del mundo, donde un sacerdote no puede llegar o en países donde la guerra y la persecución dificultan el trabajo parroquial. A veces ponen en peligro su vida aunque también saben que son la esperanza de muchas personas que sufren lo indecible y, en ocasiones, los únicos capaces de sanar corazones rotos llevando la Paz de Dios.   

John Joseph Gazi, catequista en Uganda

En Ayuda a la Iglesia Necesitada hemos recibido con gran alegría la  reciente instauración del ministerio laical del catequista, por parte del Papa Francisco.

Los catequistas son la columna vertebral de la Iglesia en África y en muchos lugares del mundo. ¿les ayudas?

Apoyemos a tantos catequistas valientes que no tienen recursos, para que puedan ser “soldados de Jesús”

 

Dona ahora