»TESTIMONIO: Un barco para llevar a Cristo a un pueblo sediento

Brasil

› «La fe de la gente es muy fuerte, tienen sed de misa, de eucaristía, de Dios»

Situada a orillas del río Amazonas, a 270 kilómetros de Manaos, la prelatura de Itacoatiara, con sus 59.000 kilómetros cuadrados, tiene casi el doble de superficie que Bélgica y una población de 200.000 habitantes.

Como si la pandemia no fuera suficiente, en 2021 se produjo la mayor inundación jamás registrada en Amazonas, dejando a los seis municipios de la prelatura en estado de emergencia y obligando a desplazar a gran parte de la población urbana. Sólo en la ciudad de Itacoatiara, sede de la prelatura, 1.400 familias se vieron directamente afectadas por la inundación.

Con casi la mitad de la población viviendo en más de 200 comunidades ribereñas, los 16 sacerdotes de la Prelatura tienen que hacer grandes esfuerzos para llegar a los fieles. Este es el caso del padre Bruno Nirmal, cuya misión se vio dificultada por el hecho de que su parroquia, Cristo Rei, no tiene barco. Los viajes, que pueden durar hasta 10 horas, «se limitaban a cuando teníamos algunos recursos para alquilar un barco y realizar las visitas», dice el sacerdote.

Gracias a la generosidad de sus benefactores, ACN pudo atender la petición del obispo de Itacoatiara, Mons. José Ionilton, y ofrecer un barco de aluminio a la parroquia Cristo Rey.

El primer viaje, que tuvo lugar a finales de julio, «fue maravilloso», dice el padre Bruno. «Este barco nos ayuda a estar en las comunidades ribereñas más rápidamente, lo que nos permite aumentar el número de visitas. Ya hemos estado en tres comunidades visitando hogares, haciendo formación para líderes, misas y bautizos».

Monseñor Ionilton también expresa su agradecimiento: «Pido a Cristo, Rey del Universo, muchas bendiciones para los benefactores de ACN, para que sigan ayudando a la Iglesia de la Amazonia, que tanto necesita”.

ACN recibe muchas peticiones de ayuda de la Iglesia en la región del Amazonas, una tierra de misión que depende de la dedicación de los misioneros sobre el terreno, pero también de la generosidad de quienes ayudan desde lejos, como los benefactores de ACN.

Tú puedes contribuir a que muchos religiosos y sacerdotes lleguen a sus fieles en zonas remotas

 

Dona ahora