Asia Bibi rompe su silencio con el libro “¡Por fin libre!”

› En sus páginas afirma haber sido “prisionera del fanatismo” y relata los detalles de su cautiverio

04/03/2020

ACN, Madrid.- El icono de la lucha contra la ley de la blasfemia en Pakistán ha contado su historia en el libro “¡Por fin libre!”, que ya está a la venta, editado en España por Homo Legens con la colaboración de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN). De la mano de la periodista francesa Anne-Isabelle Tollet, la cristiana pakistaní, acusada falsamente de blasfemia, relata la dureza de su cautiverio durante más de 9 años en una cárcel de máxima seguridad de Mulan, su resistencia frente a la dura presión del fundamentalismo islámico, cómo lo vivió su familia y su perseverancia en la fe para mantenerse firme, entre otros muchos detalles: “Muchos años más tarde comprendí por qué yo me había convertido en el emblema de la ley antiblasfemia”.

Sobre su liberación y el papel que quiere desempeñar ahora, en las páginas del libro afirma que “Mi vida es del Señor, lo sé, y si soy libre no es casualidad. Dios me había confiado una misión. Y mi historia no será inútil porque ayudará a otras personas (que están sufriendo) como yo y, quien sabe, a lo mejor les evita la muerte”.

La mujer cristiana ha presentado el libro en París el pasado fin de semana, donde además ha pedido asilo político a Francia y ha afirmado, en un encuentro con Ayuda a la Iglesia Necesitada  (ACN), que “gracias a los medios de comunicación sigo viva”. “Ya conoces mi historia a través de los medios. Pero estás lejos de entender mi vida diaria en prisión o mi nueva vida. Fui prisionera del fanatismo. Las lágrimas fueron los únicos compañeros en la celda”, dice en el libro.

El tomo recoge también los encuentros que hubo por parte de la familia de Asia Bibi con el Papa Benedicto XVI y también con Francisco, al que se pidió expresamente que no hiciera un llamamiento público por su liberación para evitar manifestaciones violentas por parte de islamistas en Pakistán y proteger así su vida. El Santo Padre recibió en audiencia privada a Ashiq, su marido, y a sus hijas y les dijo que Asia Bibi representaba “un modelo para la sociedad que actualmente tiene miedo al dolor. Asia Bibi es una mártir”. 

Porta del libro, ya a la venta. (ACN)

Y es que su familia ha sufrido terriblemente durante los años de cautiverio, porque también ellos estaban amenazados de muerte, como describe en el relato. La mujer católica fue acusada en 2009 y sentenciada a pena de muerte en la horca, tras haber sido falsamente acusada de hacer comentarios despectivos sobre el profeta Mahoma después de una discusión por un vaso de agua con sus vecinas musulmanas. Absuelta en apelación por la Corte Suprema pakistaní el 31 de octubre de 2018, finalmente pudo, refugiarse en Canadá en mayo de 2019, gracias a la presión internacional.