La libertad religiosa es un indicador del estado de los demás derechos en un país, según explica Ján Figel’

› El exenviado especial de la Unión Europea para la libertad religiosa, habla con ACN sobre el estado de este derecho en Europa y el papel de la religión en los últimos ataques terroristas de Niza y Viena

16/11/2020

ACN.- En el último programa «Perseguidos pero no olvidados» de Ayuda a la Iglesia Necesitada en la cadena de televisión TRECE, ha participado Ján Figel’, político eslovaco que en los últimos años ha sido el enviado especial de la Unión Europea para la libertad religiosa. Un cargo que es una pieza clave en las relaciones internacionales del organismo europeo con respecto a este derecho fundamental. Figel’ ha reflexionado sobre el estado de la libertad religiosa actualmente en Europa y el papel de la religión en los últimos atentados terroristas de Niza y Viena.

Ante los recientes ataques en Niza y Viena, ¿qué papel juega la religión en esta difícil situación? 

Estos lamentables y dolorosos ataques en Francia y Austria, y también otros muchos en países europeos sufridos en años anteriores, confirman que la religión es una parte importante de nuestra vida, de nuestra identidad y del mundo. Los creyentes, en especial cristianos y judíos, son frecuentemente atacados por terroristas islámicos que intentan  simplificar su odio hacia Occidente con ataques como estos a cristianos. Por eso ahora es especialmente importante no solo estar alerta, sino también mantenernos fuertes en la defensa de nuestros valores y tipo de vida.

Ján Figel' durante un encuentro con líderes religiosos. (Foto: Twitter Jan Figel)

¿En qué estado se encuentra la libertad religiosa actualmente en Europa?

Cuando hablamos sobre libertad religiosa, en nuestras vidas, en nuestra sociedad, también estamos hablando sobre libertad de pensamiento, de conciencia, libertad para creer o para no creer y esto es importante para todos, tanto creyentes como no creyentes porque es un tema que afecta a la  dignidad de la persona.  Es la expresión más profunda de la libertad personal del hombre y esta libertad cuando es mal entendida afecta también a las otras libertades, como la libertad de expresión, de opinión o de reunión. La libertad de religión demuestra el estado de todos los demás derechos humanos. 

¿Y cuál es la situación de este derecho fundamental en el mundo?

Según una investigación de Pew Research Center hasta el 79% de la población mundial viven en países donde hay restricciones altas o muy altas a la libertad religiosa. Y estas restricciones pueden ser diferenciadas en 4 niveles: el primero es intolerancia como fenómeno social;  el segundo es la discriminación ya que en muchos países se ven a las minorías religiosas como ciudadanos de segunda clase, con derechos limitados en temas tan importantes como el empleo, la educación o acceder a puestos públicos. El tercero es la persecución, que es más un fenómeno político, y que es visible actualmente en algunos países del mundo donde todavía hay genocidios. Esto se une al cuarto factor, que es el aumento de tendencias negativas para la libertad religiosa en el mundo

¿Qué se puede hacer para defender la libertad religiosa en nuestra vida cotidiana?

La contribución más importante es sensibilizar de la importancia de libertad de religión para todos, porque esta es una expresión de la dignidad humana, es un derecho clave y base de otras muchas libertades en la sociedad civil. Tenemos que hablar más sobre la importancia de esto y defender la Libertad Religiosa para todos en todo el mundo. Por eso es muy importante trabajar contra 3 puntos que son la indiferencia, la ignorancia y el miedo. Es decir, si no nos importan los problemas de nuestro tiempo o el sufrimiento de otros; si no sabemos qué está pasando en el mundo y por qué; y si tenemos miedo de decir o hacer algo al respecto. También la educación para todos, incluyendo educación en temas religiosos para entender la diversidad, y aprender cómo    vivir en diversidad, y en tercer lugar simplemente levantarse y hablar, ser la voz de los indefensos, de los que no tienen voz. Esta es la verdadera solidaridad humana