» TESTIMONIO: Mártires del siglo XXI

148 estudiantes universitarios asesinados en Garissa, Kenia, por ser cristianos

 

Al menos 148 estudiantes cristianos muertos y 70 heridos 

El 2 de abril de 2015 en la Universidad de Garissa en Kenia, a las 5.30 horas de la mañana, un comando yihadista derriba a los dos vigilantes de la entrada y, a continuación, abren fuego sobre el campus. Hay, al menos 148 estudiantes cristianos muertos y 70 heridos. Los yihadistas del grupo Al Shabab, de Somalia, activos desde 2001, reivindican el ataque. Puntualizan que escogieron cuidadosamente a las víctimas para ejecutar únicamente a cristianos.

Los testigos del más mortal de los atentados llevado a cabo por los terroristas hasta la fecha  explicaron que extremistas fuertemente armados separaron a los cristianos y les dispararon antes de abrir fuego de forma indiscriminada contra ellos.

Cuatro de los terroristas islamistas acabaron siendo rodeados en un dormitorio; murieron al estallar sus chalecos explosivos por los disparos de las fuerzas de seguridad. Un quinto terrorista fue arrestado posteriormente.

Los terroristas lanzaron su ataque, tomando rehenes durante los oficios de oración de primera hora de la mañana. Un testigo que estaba en el campus cuando se produjo el asalto explicó que los terroristas habían irrumpido en el oficio cristiano y habían tomado rehenes. Después

“se dirigieron a las residencias disparando contra todos aquellos con los que se cruzaban salvo sus correligionarios, los musulmanes”.

Un comando yiahdistas del grupo Al Shabab asaltó la Universidad de Garissa

Los combatientes separaron a los estudiantes por religiones, dejaron que los musulmanes se marcharan y retuvieron a un número indeterminado de rehenes cristianos.

El asalto terminó, después de casi 15 horas, con cuatro terroristas muertos por unidades de élite de la Unidad de Servicios Generales. Después del episodio violento, el ministro del Interior, Joseph Nkaissery, declaró a los medios de comunicación de Kenia: “La operación ha terminado satisfactoriamente. Cuatro terroristas han muerto”.

La ciudad de Garissa constituía un objetivo claro. Situado a solo 145 km de la frontera con Somalia, el campus de estudiantes fundamentalmente cristianos era un objetivo fácil en una zona predominantemente musulmana.

La falta de seguridad del campus ya era un importante motivo de preocupación antes del atentado de Garissa y en noviembre de 2014 los estudiantes habían celebrado una manifestación para llamar la atención sobre este hecho. Tras el atentado, padres y alumnos se preguntaban por qué el campus de Garissa solo estaba custodiado por dos agentes de seguridad, sobre todo después de los recientes avisos ampliamente difundidos por los servicios de inteligencia de un ataque inminente contra alguna universidad. Por este motivo, un centro de formación de docentes cercano había enviado a sus alumnos a casa solo dos días antes del atentado.

“Supliquemos al Señor resucitado el don de la paz en Nigeria, Sudán del Sur y diversas regiones del Sudán y la República Democrática del Congo.

Que todas las personas de buena voluntad eleven una oración incesante por aquellos que perdieron su vida ―y pienso muy especialmente en los jóvenes asesinados el pasado jueves en la Universidad de Garissa, en Kenia―, los que han sido secuestrados, los que han tenido que abandonar sus hogares y sus seres queridos.” Bendición Urbi et Orbi Domingo de Pascua, 5-4-2015.

Muchas personas sufren día a día persecuciones, en especial los creyentes, ¿nos ayudas con un donativo para los que sufren por la fe?

Dona ahora »

El padre Dennis Osuagwu asesinado en Nigeria

El sacerdote nigeriano que se dedicaba a la educación de jóvenes y adolescentes apareció muerto en una carretera del sur del país.

Un corazón que volvió a latir gracias a los campamentos de verano en Siria

Campamentos de verano en Siria: una madre sintió que su corazón volvía a latir de nuevo.

P. Albert Toungoumale-Baba: mártir de la Eucaristía en República Centroafricana

El padre Albert Toungoumale-Baba era un sacerdote anciano que servía en la parroquia de Ntra. Sra. de Fátima de Bangui. Fue asesinado mientras celebraba misa, junto a 16 de sus feligreses.