La lucha diaria de Georgette para alimentar a sus tres nietos en el colapsado Beirut

“No tengo a nadie…”