Cardenal Cañizares: “Desde Occidente los países poderosos permiten que se siembre el odio y la incapacidad del perdón entre musulmanes y cristianos”

› La diócesis de Valencia entrega a Ayuda a la Iglesia Necesitada un total de 107.273 euros para los cristianos perseguidos en Siria

29/05/2019

ACN.- El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha entregado hoy las donaciones recogidas por la diócesis de Valencia para la campaña en favor de los cristianos perseguidos en Siria desarrollada por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, a la que ha agradecido su labor “porque siembra el amor que perdona, que reconcilia y hace posible la paz”.

En el acto de entrega de los donativos, cuya cantidad asciende a 107.273 euros, el Arzobispo ha estado acompañado por Antonio Sáinz de Vicuña, presidente en España de Ayuda a la Iglesia Necesitada (Aid to the Church in Need – ACN España); Vicente Fontestad, vicario general de la Archidiócesis; y Álvaro Pérez, director regional de Levante de ACN.

El Cardenal Cañizares junto a Antonio Sainz de Vicuña, presidente de ACN España. (AVAN)

El Cardenal ha recordado el encuentro que mantuvo el pasado mes de diciembre con el Arzobispo sirio católico de Alepo (Siria), monseñor Antoine Chahda, “quien destacó que el mayor daño y el mayor dolor en Alepo es que entre musulmanes y católicos había una convivencia y en estos momentos se está sembrando el odio y la incapacidad para perdonar, cuando hemos tenido unas relaciones espléndidas, y lo estamos permitiendo desde Occidente, desde los países poderosos, y donde se siembra odio no puede haber ni paz ni libertad”.

Al respecto, el titular de la Archidiócesis ha agradecido a la diócesis de Valencia su generosidad y ha subrayado la “necesidad” de la labor de ACN “para reconstruir el mundo con el amor, la reconciliación y la capacidad de perdonar”.

En la diócesis de Valencia “queremos tener un signo de gratitud para ACN, que tanto hace por una humanidad nueva donde se respeten los derechos humanos y la dignidad de las personas y por la defensa de la libertad religiosa, también en países donde aparentemente se respeta y no es así, como España” y ha precisado que este trabajo se realiza “en el origen, por los que se ven obligados a dejar sus países, muchas veces por persecución, para buscar un lugar más próspero, como los inmigrantes y las víctimas en el Mediterráneo”.

Antonio Sáinz: “Un euro en Siria vale mucho más que un euro en España”

En su intervención, Antonio Sáinz de Vicuña, presidente de AIN España, ha agradecido “de todo corazón” el donativo de la diócesis de Valencia para los cristianos de Siria que tiene por objeto “suavizar todo el deterioro que han sufrido, en iglesias, escuelas y casas, que requiere de una ayuda colectiva en una zona como Alepo, donde hay una minoría cristiana importante” y ha hecho hincapié en que “un euro en Siria vale mucho más que un euro en España porque con ese dinero se pueden hacer muchas cosas”.

Por su parte, Vicente Fontestad, vicario general de la Archidiócesis, ha recordado que tras la presentación de la campaña de ACN en Valencia, el pasado mes de diciembre, el cardenal Cañizares “convocó a toda la diócesis a rezar por la paz en Siria y se destinaron para los cristianos perseguidos las colectas del 1 de enero, por ser la Jornada Mundial de la Paz, y del 6 de enero, día de la Epifanía y fiesta de los Reyes, que vinieron de Oriente, de aquellos países, y bien está que ahora nosotros podamos agradecerles lo que ellos hicieron por nosotros”.

Además, Álvaro Pérez, director regional de Levante de ACN, ha trasladado el agradecimiento del Arzobispo sirio católico de Alepo, monseñor Chahda, a la diócesis de Valencia por la aportación realizada y ha recordado que “según sus palabras, lo más importante de la reconstrucción en Siria no son solamente las casas o los templos sino reconstruir los corazones de los cristianos en Siria”.
La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada desarrolla la campaña, bajo el lema “Indestructibles en la fe”, con el fin de evitar la desaparición del cristianismo en Siria con su sostenimiento material y espiritual y en apoyo de su comunidad cristiana.