El papa en Emiratos Árabes Unidos: «Un viaje histórico»

›  Francisco visita Abu Dabi, un lugar más tolerante que otros para los cristianos. Ahora bien, no hay una libertad religiosa plena

02/02/2019

ACN, Oliver Maksan, Abu Dabi.- Poco antes del viaje del Papa Francisco a Abu Dabi, la Iglesia local resalta el apoyo que recibe por parte musulmana. En una conversación mantenida con ACN international,  Mons. Paul Hinder, Vicario Apostólico del sur de Arabia, habló sobre este «viaje histórico» y dijo: «Por primera vez se celebrará una Eucaristía en un terreno público, que el Gobierno ha puesto a disposición para ello».

Mons. Hinder, capuchino suizo, espera que acudan unos 130.000 fieles a la Misa que el Papa Francisco celebrará el 5 de febrero en la capital de los Emiratos Árabes Unidos. El Sumo Pontífice visitará este país islámico del 3 al 5 de febrero. Se trata del primer viaje de un Papa a la Península Arábiga. «He recibido por parte de musulmanes diversas consultas de cómo nos pueden ayudar en los preparativos. Muchos han mostrado interés en asistir a la Misa. El Gobierno hace también todo lo posible para que el mayor número posible de fieles pueda ver al Papa», continúa diciendo Mons. Hinder.

Mons. Paul Hinder, vicario apostólico de Arabia del Sur. (ACN)

Los Emiratos Árabes Unidos está considerados como relativamente abiertos y tolerantes frente a los no-musulmanes. Por ejemplo, según el informe de ACN sobre libertad religiosa, el príncipe heredero de Abu Dabi cambió en junio de 2017 el nombre de la mezquita Sheikh Zayed en el de mezquita de la Madre de Jesús. Esta decisión, según comentó el propio príncipe heredero, obedecía al deseo de reforzar los vínculos humanos entre los seguidores de diferentes religiones. «Vivo desde hace 15 años en Abu Dabi y nunca he advertido enemistad», expone Mons. Hinder. «Por supuesto, sabemos que en todos los países islámicos, los no musulmanes —y no solo los cristianos— tienen que someterse a las reglas sociales del Islam. Pero por otro lado, en la población autóctona veo un gran respeto a los cristianos. Lo estamos experimentando especialmente ahora ante la visita del Papa».

La situación en Arabia Saudí

Mientras que en Arabia Saudí —sigue diciendo el Obispo— solo se toleran celebraciones eucarísticas en privado y en grupos relativamente pequeños, en los Emiratos Árabes Unidos hay iglesias a las que acuden regularmente miles de fieles. En los Emiratos Árabes Unidos viven casi un millón de católicos de diferentes ritos. Prácticamente todos ellos son trabajadores extranjeros, que pasan un tiempo limitado en el país. Muchos de ellos proceden de India, Filipinas y Sri Lanka y son atendidos en nueve parroquias. Por ello, Mons. Hinder espera poder construir más iglesias: «Sería de desear contar con más iglesias, pues el número de nuestras parroquias sigue siendo muy desproporcionado en relación con el número de fieles».

El informe de ACN sobre libertad religiosa publicado el pasado año subraya que el Islam es la religión oficial en los Emiratos. La sharía, el derecho islámico, es la principal fuente de la legislación. En el informe se dice textualmente: «Solo a los musulmanes les está permitida la misión; los pertenecientes a otras religiones que sean sorprendidos intentando haciendo misión entre musulmanes pueden ser castigados. Los que no tienen la nacionalidad del país están amenazados con la supresión del permiso de residencia y con la expulsión del país».

Ningún país musulmán con plena libertad religiosa

Según el informe, las iglesias cristianas no pueden tener campanario ni estar adornadas con cruces. A los musulmanes les está prohibido convertirse al cristianismo. Sobre esto, dijo Mons. Hinder: «No conozco ningún país musulmán en que exista plena libertad religiosa. Incluso allí donde la conversión de un musulmán a otra religión no está perseguida por el Derecho penal, el entorno —y sobre todo la familia— reacciona con ostracismo e incluso con violencia física. La libertad de culto es mayor o menor dependiendo del país».

De la visita papal, Mons. Hinder espera sobre todo cambios ambientales: «Espero que la visita del Papa cambie positivamente el ambiente. Pero tampoco podemos esperar miagros del viaje», dice el Vicario Apostólico. «Lo decisivo es que los cristianos seamos testigos fidedignos del mensaje de Cristo. Y esto también significa sobrellevar con humildad que, por así decir, no podemos ser los primeros violinistas en esta sociedad. A veces es suficiente con tocar bien la flauta para entusiasmar a los demás».

Francisco: esperanza para la comunidad cristiana

El padre Andrzej Halemba, responsable de esta región dentro de ACN, asiente a las declaraciones de Mons. Hinder. «La visita del Santo Padre proporcionará un gran aliento a los cristianos que trabajan en el Golfo. Experimentarán así la solidaridad de la Iglesia universal». El padre Halemba considera especialmente importante el encuentro interreligioso del Papa con representantes del Islam. «Al tender el Papa la mano a los musulmanes, está cumpliendo el encargo del Evangelio, pues este es un diálogo de Dios con los hombres, que continúa como diálogo de persona a persona».