Karamlesh comienza a renacer. 2.000 familias están de vuelta

› Ayúdales a volver es la campaña de ACN-España gracias a la cual se reconstruyen las casas y los edificios de la iglesia

05/01/2018

ACN.- Karamlesh es uno de los pueblos de Irak donde, hace tres años, las bombas caían y el estruendo de las explosiones llenaba de temor el corazón de los cristianos que allí vivían. Fue en 2014 cuando Daesh invadió esta ciudad, la misma donde Martín Baani, un seminarista de 24 años de edad, protegió con su vida el Santísimo Sacramento y un manojo de documentos oficiales de la iglesia. 

Mientras la gente cogía su equipaje y se marchaba corriendo, Martin fue hacia la iglesia donde una multitud de fieles muy nerviosos se agolpaba alrededor del párroco, el padre Paul. Tomó el Santísimo Sacramento y rápidamente volvió hacia la calle donde le estaba esperando el párroco. Los dos patrullaron por última vez las calles de Karamlesh. “Queríamos asegurarnos de que no quedaba nadie en el pueblo. Fuimos los últimos en salir. Cuando nos aseguramos de que no quedaba nadie nos marchamos”. Y así, en el coche con el Santísimo y unos cuantos documentos partieron hacia el Kurdistán.

Dos años de guerra no dejaron más que destrucción y tristeza. En esta ciudad de las afueras de Mosul 754 casas fueron dañadas y 89 de ellas totalmente destruidas.  Sin embargo, el exilio, y todo este panorama desolador no lograron apagar la llama de la fe en los cristianos de Irak. Tras ser liberada de los yihadistas, Karamlesh vuelve a sentir los pasos de sus habitantes. Porque han decidido volver a su tierra, a sus raíces.

Es así como el retorno de las familias a esa ciudad iraquí se vuelve un hecho real. 2.000 de ellas ya han pisado el suelo del pueblo de la llanura de Nínive donde pretenden empezar otra vez, reintegrarse y volver a vivir su fe en comunidad.

Y esto es posible gracias al gran proyecto de Reconstrucción de Nínive del que forma parte Ayuda a la Iglesia Necesitada. Es este plan el que hace posible que 12 casas estén siendo reparadas actualmente. Que las 12.000 personas que ha regresado vivan la alegría de estar de nuevo en casa, de levantarlas paso a paso, pero con la fuerza que viene de Jesucristo, la misma que los mantuvo firmes en la fe durante estos años.

No se extinguirá la presencia cristiana en Karamlesh. Irak sigue siendo cuna del cristianismo donde muchos como Martin Baani están dispuestos a dar la vida por quien es Verdad y Amor.

Cristianos de Irak: Ayúdales a volver

Cristianos refugiados de Irak. Ayúdales a volver. Con tu aportación contribuyes a que miles de familias refugiadas puedan volver a sus lugares de origen. Si regresan, el Cristianismo no...