Aniversario 21 coptos asesinados por Daesh: “Nuestros mártires rezaron antes de morir y eso nos consuela”

Ayuda a la Iglesia Necesitada recoge el testimonio de las familias, en el quinto aniversario de los mártires asesinados en Libia

14/02/2020

ACN.- Este 15 de febrero se celebra el quinto aniversario de la muerte de los 21 mártires coptos que fueron decapitados por el grupo terrorista Daesh en una playa de Libia en 2015. La memoria de sus nombres, que ya forma parte del libro de los mártires de la Iglesia Copta, se celebra oficialmente este sábado. Por este motivo, Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) se ha puesto en contacto con sus familiares y ha recogido su testimonio directo, tras 5 años desde su martirio.

“Soy madre de mártires y estoy orgullosa de ellos”

Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) ha podido hablar con la madre de dos hermanos Samuel de 22 y Beshoy de 24 años de edad que estaban entre los 21 mártires, y pedía que se la identificara como lo que realmente es: “Soy madre de mártires, y estoy orgullosa de ellos. Ellos interceden por mí y por su padre en el cielo. Añadió que está rezando por los seguidores del Daesh y pidiendo a Dios “que les dé la luz y les abra los ojos a la verdad y al bien”.

Sobre la divulgación del famoso vídeo de Daesh, en el que se ve a los 21 mártires vestidos de naranja y arrodillados en la arena delante de sus asesinos, Basheer, hermano de Samuel y Beshoy afirma que antes del “asesinato de mis hermanos y sus compañeros, nuestra familia y toda la iglesia de nuestro pueblo de Al Our habían estado 45 días rezando por ellos, ya que sabíamos de su secuestro”.

Además, añade que, como quedó registrado en el vídeo, “Dios habló a través de ellos por medio de su invocación ‘Ya Rabbi Yassou’ (‘Oh, mi Señor Jesús’)”. “Nuestros mártires rezaron antes de morir, y era obvio que estaban invocando a Jesús. Eso es un consuelo para nosotros y nos hace sentirnos orgullosos. Los veintiuno tuvieron la fortuna de ser mártires por Cristo y nuestra comunidad se siente honrada de tener la custodia de sus cuerpos”.

(ACN).

Pese al terrible dolor que sufrieron, Basheer dice que “Mis padres sintieron alivio cuando supieron con certeza que sus hijos se mantuvieron firmes en su fe en Jesucristo, quien nos ha infundido mucho alivio y consuelo. Mis hermanos nos han infundido valor frente a la persecución; ya no tenemos miedo ni sentimos preocupación”.

Un libro recogerá los milagros de los 21 mártires

El santuario dedicado a estos mártires prepara la publicación de un libro que documente los milagros que se atribuyen a la intercesión de estos mártires. “Hay muchos milagros en el pueblo atribuidos a ellos. Así, una mujer con cáncer se ha curado tras rezar en el santuario”, ha informado el P. Abu Fanus, añadiendo que muchas personas se han bautizado y se han vuelto cristianas gracias al ejemplo de los 21 mártires. “La Iglesia Copta sobrevive gracias a la sangre de sus hijos”, ha dicho el sacerdote. Además, con motivo del aniversario, el santuario, situado en Al Our, en la provincia egipcia de Minya, inaugurará este 15 de febrero una exposición que documenta la historia de estos mártires desde el momento de su secuestro y en la que se podrá ver, entre otras cosas, los trajes de color naranja que llevaban puestos cuando fueron decapitados. 

El mártir número 21 

El decapitado número 21 no era copto ni cristiano y fue reconocido en el vídeo que difundió Daesh por un amigo suyo. Era natural de Ghana, su nombre era Mathew Ayariga y llegó a Libia para buscar trabajo. Allí conoció, convivió y trabajó con los otros 20 mártires coptos. En el momento del martirio, cuando los terroristas le preguntaron si rechazaba a Jesús, a pesar de saber que iba a ser asesinado, dijo sin dudarlo: «Su Dios es mi Dios». Mathew confesó a Cristo con su sangre. Sus restos siguen en Libia, pero el embajador libio en Egipto ha prometido que el cuerpo será trasladado a Egipto una vez se estabilice la situación política en su país.

Oración por los Cristianos Perseguidos

Recemos juntos por los cristianos perseguidos. Hoy hay más de 300 millones de personas que viven en países de persecución o discriminación a causa de su fe. Nuestra oración es una bella...