Asesinados 11 refugiados en un campo de desplazados en Nigeria

› “Sabemos que algunos milicianos de Boko Haram se dirigieron al campo de Minawao e hicieron explotar un cinturón suicida» 

14/12/2017

ACN.- Varios refugiados han sido asesinados en el campo de Minawao en Pulka, (Nigeria) debido a una explosión que sucedió el 11 de diciembre. Entre los fallecidos hay dos catequistas. El padre Gideon Obasogie, director de Comunicaciones Sociales de la diócesis de Maiduguri,así lo ha informado.

“Sabemos que algunos milicianos de Boko Haram se dirigieron al campo de Minawao e hicieron explotar un cinturón suicida asesinando a unas diez personas, entre ellas, dos catequistas de la comunidad que fueron nombrados por el obispo de Maiduguri, monseñor Oliver Dashe Doeme”

Refugiados cristianos de Nigeria

Según publica la agencia Fides, más de 91.000 nigerianos han sido obligados a huir y se han refugiado en Camerún. Sin embargo la hostilidad encontrada en este país ha hecho que muchos de ellos regresen a Nigeria a pesar de que vuelven a estar expuesto al terrorismo de Boko Haram.

Sobre este reciente atentado el padre Gideon ha subrayado: “desde el inicio de la feroz guerra de Boko Haram y de la ocupación de la mayor arte de las comunidades del noreste en 2014, los supervivientes y repatriados han tenido una vida difícil”. Y continúa: “los combatientes de Boko Haram vienen de los bosques de Sambisa y se han infiltrado en las comunidades cercanas para extender su califato desde Gwoza al norte a través de Pulka y Bama en el estado de Borno. Después al norte del estado de Adamawa a través de Madagali, Michika, Uba y Mubi».

Tras sufrir el acoso y la violencia de Boko Haram los refugiados están volviendo a sus casas para recomenzar sus vidas, aunque muchos muestras secuelas del trauma. Con respecto a la situación que han encontrado en sus ciudades explica el padre Gideon: “El gobernador local ha declarado el estado de emergencia sanitaria y esperamos sinceramente que se trate de una iniciativa efectiva para resolver la total ausencia de estructuras sanitarias en el eje Michika-Madagali”. La Iglesia católica ha enviado una clínica móvil para paliar las necesidades»