Sínodo de la Amazonía: “Los indígenas tienen a Dios con ellos desde hace mucho tiempo”

› Mons. Neri José Tondello, obispo de la diócesis de Juína, en el estado brasileño de Mato Grosso, habla con ACN

10/10/2019

ACN, Rodrigo Arantes.- El Sínodo de la Amazonía está teniendo lugar desde el 6 de octubre en el Vaticano. Es un Sínodo que está llamado la atención no solo de católicos, sino de todo el mundo. Mons. Neri José Tondello es obispo de la diócesis de Juína en el estado brasileño de Mato Grosso y uno de los 18 miembros del Consejo Pre-Sinodal. En esta entrevista con ACN habla sobre la historia reciente de la Iglesia en relación a la Amazonía, así como la experiencia del Evangelio con los pueblos indígenas; también esclarece la función consultiva del Sínodo.

Usted ha formado parte del Consejo Pre-Sinodal. El Sínodo está acaparando la atención no solo dentro de la Iglesia, sino también en todos los medios de comunicación. ¿A qué atribuye tanto interés por este Sínodo?

Es evidente que termina despertando un gran interés porque trata una ecología integral. Esta se extiende a los pueblos originarios que allí viven, especialmente a los indígenas, que son los primeros y legítimos propietarios de la Amazonía. Pero también están los habitantes de las riberas de los ríos, los quilombolas (descendientes de los antiguos esclavos de África), los colonos y tantas personas que viven en la región en busca de una vida mejor.

Mons. Neri José Tondello, celebrando Misa en una aldea indígena de Brasil

La ecología integral busca estudiar la casa común en su conjunto, y la Amazonía es una realidad que sirve a todo el planeta con sus beneficios. La realidad, en su contexto de casa común, se ve afectada por los problemas que causan grandes y graves impactos. Todo esto termina comprometiendo la realidad amazónica en su biodiversidad.

El tema no se ha restringido sólo al debate interno en la Iglesia, sino que de hecho termina involucrando a todo el mundo. El Papa Francisco también se pregunta qué puede hacer el mundo para salvar a la Amazonía.

¿Qué es el Sínodo de la Amazonía para usted?

Puedo decir que el Sínodo es un Kairós. Aunque hablen mal, condenen y digan cosas feas sobre el Sínodo, la gran mayoría ve positivamente esta asamblea especial para la región Amazónica y para toda la Iglesia. Vamos a pedir muchas oraciones para que podamos tener el don del discernimiento. Hemos escuchado la realidad de la Amazonía y los clamores de los pueblos, que expresaron sus lamentaciones. Durante la celebración del Sínodo escucharemos a los científicos y sobre todo escucharemos lo que el Espíritu Santo tenga que decir a las Iglesias que están en la Amazonía.

Es importante recordar que el Sínodo no es deliberativo; por su reglamento es consultivo. Pero que no nos falte valor para proponer nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral. 

¿Qué se necesita para que la Iglesia no esté solo “de visita” en la Amazonía?

Nosotros importamos procesos de evangelización de hombres y mujeres que vinieron de fuera, que dieron su vida; muchos de ellos son mártires de la Amazonía. 

Para tener una Iglesia más permanente, más eficaz y más presente, con cercanía a las personas, a los pueblos, a los grupos, en la formación religiosa, pero también en la organización de la comunidad, es necesario multiplicar los dones, los carismas, los ministerios, las personasTenemos que estar más cerca, más próximos, y para ello tenemos que valorar las ideas en las que se ha trabajado durante mucho tiempo; por ejemplo, la idea de un sacerdote comunitario, de alguien que tenga el rostro de la comunidad, el rostro amazónico, alguien que viva allí y que conozca a todos los miembros de la comunidad y que pueda hacer que el proceso de evangelización sea mucho más eficaz.

Colniza, una de las ciudades de su diócesis, es uno de los municipios del país que más sufre con los incendios. ¿Cómo es la situación actualmente?

Los incendios han sido terribles. La región de Colniza y Guariba se encuentra entre las estadísticas de los municipios donde más se produjeron incendios durante este año. En mi conciencia no podemos admitir que el fuego se convierta en algo cultural, porque es mucho más destructivo que beneficioso. Muchos incendios son incluso criminales; otros fueron accidentales, pero causaron una gran pérdida en la región. Existe incluso “el día del fuego”, organizado por un grupo de delincuentes. La región teme represalias en las relaciones comerciales internacionales. Tratamos de desarrollar una conciencia y  también utilizamos nuestra fuerza evangelizadora para llamar la atención sobre la responsabilidad frente a este grave riesgo que es la destrucción de la naturaleza por medio del fuego.

ACN apoya proyectos pastorales en la Amazonía desde hace más de 40 años. Entre las diócesis que reciben ayuda se encuentra también la suya, Juína. ¿Que beneficios de estos proyectos ve en su pueblo?

Esta diócesis se ha beneficiado enormemente de los proyectos en los que ACN ha colaborado. Desde la formación catequética, la pastoral de la familia, de la juventud, de los niños, las campañas de distribución de 2.000 Biblias, el material de evangelización, los rosarios infantiles y la ayuda en el proyecto de energía solar; después de todo, en el Sínodo Amazónico no se puede pensar solo en la destrucción de la selva y en la construcción de presas hidroeléctricas para obtener energía. No, es necesario crear alternativas y la energía solar es una de ellas. ACN ha ayudado mucho también en este sentido.

Gracias a la ayuda de ACN nos sentimos dentro de esta realidad amazónica y sentimos este apoyo, ayudados con proyectos de evangelización y al mismo tiempo proyectos que buscan construir y formar a personas evangelizadoras para la región.