Los kurdos del noreste de Siria cierran escuelas cristianas

› Mons. Hindo a la fundación ACN: “Se está llevando a cabo un plan para echar a los
cristianos de esta región”

03/09/2018

ACN.- “Desde hace muchos años estoy diciendo que los kurdos están intentando eliminar la presencia cristiana en esta zona de Siria”, afirma a Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) Mons. Jacques Behnam Hindo, arzobispo sirio católico de Hassaké-Nisibi, en la parte noreste de Siria.

El prelado confirmó a la sede italiana de la fundación pontificia que se han cerrado algunas escuelas cristianas de la mano de la Federación democrática del Norte de Siria, región autónoma del norte y nordeste de Siria, no oficialmente reconocida por parte del gobierno sirio y conducida por una coalición dominada por el partido kurdo de la Unión Democrática. 

Mons. Jacques Behnam Hindo, arzobispo sirio católico de Hassaké-Nisibi.

“Desde el comienzo del año, la administración local ha tomado posesión de un centenar de escuelas estatales, en las que ha impuesto su propio plan de estudios y sus propios libros de texto. Los funcionarios kurdos que nos habían asegurado que no se acercarían a las escuelas privadas -muchas de las cuales son cristianas-, pero no sólo se han acercado a nosotros, sino que también han cerraron sus puertas”. La razón oficial del cierre de las escuelas cristianas en las ciudades de Qamishli, Darbasiyah y Malikiyah, es que estas instituciones se han negado a cumplir con el programa impuesto por las autoridades regionales. “No quieren que se enseñe en sirio antiguo, el idioma de la Iglesia, y no quieren que enseñemos la historia, porque prefieren inculcar su versión de la historia a los estudiantes”.

Monseñor Hindo no oculta su preocupación por el probable cierre de otras escuelas cristianas -hay seis más en Hassaké-, ni tampoco por el grave daño que el programa escolar “kurdo”, diferente del sirio oficial, causará a los estudiantes. “Le dije a un funcionario kurdo que así toda una generación será penalizada porque no podrá acceder a niveles más altos de educación. Él respondió que están dispuestos a sacrificar incluso seis o siete generaciones para difundir su ideología”.

Este asunto es una confirmación del intento de “kurdizar” la zona, un plan que según Monseñor Hindo también prevé echar a la comunidad cristiana local. “Estamos advirtiendo desde el año 2015 de este peligro. Quieren sacar a los cristianos para aumentar su presencia. Hasta la fecha, los kurdos representan solo el 20% de la población, pero tienen la gobernación de más de la mitad de la zona únicamente gracias al apoyo occidental “.

A través de ACN, el prelado lanza un llamamiento a la comunidad internacional y en particular a las naciones europeas: “Nos causa mucho dolor el cierre de nuestras escuelas. Desde 1932 la Iglesia administra estas instituciones y nunca nos hubiéramos imaginado que podrían ser cerradas. Occidente no puede permanecer en silencio. Si sois verdaderamente cristianos, debéis tomar cartas en el asunto y evitar nuevas violaciones de nuestros derechos y las amenazas a nuestra presencia en la región”.