Ofensiva turca en Siria: “Temo un nuevo éxodo de cristianos”

› Mons. Hindo, arzobispo emérito sirio-católico de Hassaké: “Los kurdos perderán debido a la falta de apoyo de los Estados Unidos”

14/10/2019

ACN, Josué Villalón.- “Como siempre, todos tienen sus propios intereses, pero somos nosotros los cristianos los que sufriremos las consecuencias”. Son las palabras de amargura del arzobispo emérito sirio-católico Jacques Behnan Hindo, de Hassaké-Nisibis en el Kurdistán de Siria. El prelado cuenta a Ayuda a la Iglesia Necesitada que ha recibido noticias de dos cristianos asesinados en un ataque en la ciudad fronteriza de Qamishli, durante la nueva ofensiva de Turquía en el norte de Siria.

En el noreste de Siria viven actualmente de 30.000 a 40.000 cristianos, principalmente armenios, caldeos, asirios, así como sirio-católicos y sirio-ortodoxos. A pesar de algunas dificultades, han estado viviendo bajo protección de los kurdos durante los años de expansión del Estado Islámico, en un área de unos 480 kilómetros entre el río Éufrates y la frontera con Irak.

Monseñor Hindo, arzobispo emérito de Hassaké, celebrando Misa

Mons. Hindo cuenta que se reunió en marzo pasado con los líderes del Partido de la Unión Democrática Kurda Siria (PYD): “Los invité a desistir de sus planes, creen que tienen derecho a una región autónoma ya que hay un Kurdistán iraquí y uno turco. Pero la población kurda en estas áreas de Siria es solo del 10%. Son también personas que llegaron como solicitantes de asilo en 1925, que tienen nacionalidad turca o iraquí. No tienen derecho”. 

El obispo está convencido de que los kurdos perderán el choque con Turquía, especialmente debido a la falta de apoyo de Estados Unidos y otras fuerzas occidentales. “No fue inteligente alejarse de los kurdos, estaba claro que nadie los ayudaría. Ahora perderán todo, como sucedió en Afrin”.

En la actualidad, los pensamientos del arzobispo Hindo están con las 5.000 familias de la diócesis de Hassaké-Nisibi. “En los últimos días, muchos ya se habían mudado de las ciudades fronterizas a Hassaké. Ahora el conflicto se ha vuelto aún más grave y me temo que muchos emigrarán. Desde el comienzo de la guerra en Siria, el 25% de los católicos de Qamishli y 50 % de los fieles de Hassaké han abandonado el país, junto con el 50% de los ortodoxos de ambas ciudades. Temo un éxodo similar, si no mayor”.

También existe una gran preocupación por la gran cantidad de combatientes vinculados al Estado Islámico en el área. “Me enteré de que la prisión de Chirkin, donde están detenidos los yihadistas del Daesh, aparentemente había sido golpeada. ¿Cuál era el punto de eso? De esa manera, la gran mayoría de ellos ahora serán libres. Este es un plan para destruir Siria y no solo Siria. Ahora los terroristas también llegarán a Europa, a través de Turquía y con el apoyo de Arabia Saudita”.

Monseñor Hindo también ha pedido a la comunidad internacional que reconozca sus responsabilidades. “Estados Unidos, Italia, Francia, el Reino Unido y Alemania deberían tener su propio mea culpa. Actuaron en Siria por sus propios intereses, escondiéndose detrás de los ideales de libertad y democracia. En cambio, no han hecho nada más que debilitar a nuestro país, a expensas de su propio pueblo. ¿Por qué no luchan por la libertad y la democracia en Arabia Saudita?”.