“Si la Iglesia no continúa en Siria, la gente se irá y el cristianismo desaparecerá”

› Entrevista con Mons. Nicolas Sawaf, arzobispo católico melquita de Lataquia, Tartus y Marmarita

29/12/2018

ACN, Josué Villalón (Marmarita).- La archidiócesis greco católica “melquita” de Lataquia abarca toda la costa siria del Mediterráneo y varias regiones del interior, entre ellas la conocida como Valle de los Cristianos (Wadi Al Nasara, en árabe). Una zona de relativa paz dentro de Siria pero que ha soportado, y sigue soportando, la llegada de miles de desplazados por la guerra, procedentes de otras partes del país.

Mons. Nicolas Sawaf es el arzobispo y pastor de esta diócesis, conoce bien los sufrimientos de las familias desplazadas. “Desde que comenzó el conflicto, nos hemos volcado con todas las personas que han llegado a nuestras parroquias para pedir ayuda, un alojamiento, comida, medicamentos, etc. La Iglesia no les ha dejado abandonados”, comenta a un equipo de la fundación pontificia Aid to the Church in Need que colabora con Mons. Sawaf en esta ayuda de emergencia.

Mons. Nicolas Sawaf, arzobispo greco-católico de Lataquia. (ACN)

¿Cuál es la situación actualmente en su archidiócesis? ¿Cómo viven los desplazados y sus feligreses?

Aunque nuestra archidiócesis es grande en extensión, la forman tan solo unas 12.000 personas. Contamos con solo 18 sacerdotes y una decena de religiosas. Hay otras iglesias presentes en esta zona, no somos los únicos cristianos aquí. Pero, a pesar nuestra pequeña comunidad, realizamos una labor pastoral y asistencial muy grande, y más aún en estos años de guerra.

La situación es que la gente se ha empobrecido, han dejado sus casas, han emigrado.  Esta gente necesita mucho: alimento, escuela, medicación, dinero para pagar alquileres. Eso para empezar.  También se necesita ayuda para el apostolado.  Se han improvisado salas parroquiales debido al aumento de feligreses procedentes de otros sitios del país.  Sostener la fe de la gente es muy importante en esta región donde buena parte de los habitantes son cristianos. Los cristianos de las ciudades se han marchado al extranjero.  Los del Valle de los Cristianos se han quedado porque aman su tierra.  Pero se necesita estabilidad y seguridad. 

¿Cuántas personas desplazadas están siendo ayudadas por la archidiócesis de Lataquia?

En la ciudad de Lataquia tenemos actualmente 65 familias, unas 325 personas, que reciben mensualmente nuestra ayuda en forma de alimentos, alojamiento, medicación y escolaridad. En la ciudad de Tartus, tenemos registradas unas 50 familias desplazadas, que reciben nuestra ayuda. Y en la zona del Valle de los Cristianos, entre Safita y Marmarita, hay más de 4.000 personas desplazadas que reciben ayuda. A esto hay que sumar el apoyo ofrecido en otras ciudades y pueblos. Esta ayuda es para todos, tanto cristianos como musulmanes.

“Necesitan reconstruir las casas bombardeadas durante años, devolver el agua, la luz. Y, sobre todo, mejorar la seguridad”

¿Los desplazados quieren volver a sus hogares?

Sí, la gran mayoría desea volver pronto. Algunas familias procedentes de Alepo, Homs o Damasco, donde los rebeldes ya han sido expulsados y hay mayor seguridad, han querido regresar pero aún no les es posible.

¿Por qué no han podido regresar todavía?

Hay muchos problemas por delante. Necesitan reconstruir las casas bombardeadas durante años, devolver el agua, la luz.  Y, sobre todo, mejorar la seguridad. Por ejemplo, para reconstruir una casa hace falta mucho dinero, y estas personas lo han perdido todo. Debido a la guerra, vivimos una crisis económica muy grande y apenas hay trabajo.

¿La Iglesia también ha perdido templos y casas?

En esta guerra hemos perdido todos. Por supuesto, todas las diócesis tenemos infraestructuras e iglesias que debemos recuperar. Estamos esperando primero a que los desplazados puedan regresar y pronto podremos solicitar ayuda para los templos.

¿Cuántas iglesias necesitan ser reconstruidas en vuestra archidiócesis?

En el Valle de los Cristianos hay tres iglesias: Al Hosen, Kafra y Bahrira. En Al Hosen hubo combates entre rebeldes y el ejército de Siria. Los rebeldes destruyeron la única iglesia del pueblo. También se necesita construir salones para catequesis.

“Es importante el testimonio de Cristo no solo para los cristianos, sino también para los musulmanes. Muchos están preguntándose cómo los cristianos ayudamos a todos”

¿Cómo valoras la ayuda recibida por fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN)?

La Iglesia necesita continuar en Siria. Si no es así, la gente que queda se marchará y el cristianismo desaparecerá. ACN nos está ayudando a que esto no pase y su apoyo es fundamental. A través de sus proyectos para los desplazados, para los sacerdotes y para continuar nuestra actividad pastoral, están haciendo posible que estemos cerca de la gente. Además es importante el testimonio de Cristo no solo para los cristianos, sino también para los musulmanes. Muchos están preguntándose cómo los cristianos ayudamos a todos, y se interesan por nuestra fe.

¿Qué piensas de los gestos del Papa Francisco, que ha hablado muchas veces de Siria y ha pedido que se rece por la paz?

El Papa es formidable. No le conozco en persona, pero leo cada día sus homilías de la Misa que celebra en Casa Santa Marta. Tiene una misión muy difícil, por eso cada día también rezamos por él. Hemos recibido cada año ayuda económica directamente del Vaticano para los sacerdotes, para ayudarles a permanecer aquí y acompañar a este pueblo sufriente.

¿Un último mensaje para los benefactores de ACN?

Gracias por vuestra ayuda. Estáis siendo muy generosos. Dios que ve en lo escondido, os lo recompensará con creces. Seguimos rezando por todos vosotros.