Un sacerdote y feligreses secuestrados en Marawi, Filipinas, por terroristas islámicos

› Militantes del grupo Maute, afín al Daesh, han tomado la Catedral de Santa María y otros edificios de la ciudad

24/05/2017

ACN.- Un sacerdote católico y el personal de su parroquia han sido secuestrados en la ciudad de Marawi, en la isla de Mindanao en el sur de Filipinas, según fuentes nacionales. Los autores del secuestro son militantes afines al Daesh (Estado Islámico) que han tomado otras instalaciones y edificios públicos de la ciudad, de mayoría musulmana.

El arzobispo Socrates Villegas, Presidente de la Conferencia de Obispo Católicos de Filipinas y de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada en Filipinas, ha hecho un llamamiento a todos los fieles católicos para orar por la seguridad del padre Chito Sunganob MSP y su personal que han sido secuestrados en la Catedral de Santa María. La catedral ha sido asaltada e incendiada la pasada noche por redicales islámicos de acuerdo a las informaciones recibidas por la agencia de noticia Rappler.com, Zamboanga News y Radio Mindanao Network.

Terrorista del Maute partando una bandera del Daesh en Marawi, Filipinas.

“Miembros del grupo guerrillero Maute han amenazado con matar a los rehenes si las fuerzas del gobierno desplegadas no se retiran. A medida que las fuerzas gubernamentales aseguren que la ley se cumple, les pedimos que la seguridad de los rehenes sea lo primordial”, ha dicho el arzobispo Villegas.

El ataque sobre Marawi comenzó al mediodía del 23 de mayo cuando el ejército de Filipinas lanzó una operación contra “objetivos de alto valor” pertenecientes a los grupos terroristas Abu Sayyaf y Maute en el área comercial y residencial de Marawi.

En represalia, entre 100 y 200 hombres armados apoyados por simpatizantes locales ocuparon el centro médico Amai Pakpak en la ciudad de Marawi. Una hora después, el grupo terrorista ocupó la Cárcel de Marawi City y prendieron fuego a las instalaciones. Se han difundido en Internet imágenes de la bandera negra de Daesh desplegada por los terroristas en varias partes de la ciudad.

Después por la tarde, los medios de comunicación de Filipinas informaron de dos incendios más en el Dansalan College y la Catedral de Santa María. Las agencias de noticias también han mencionado en sus informes que los terroristas han impedido el uso de camiones de bomberos para apagar los incendios. Según la agencia EFE, un policía ha muerto y cinco soldados han resultado heridos durante los primeros enfrentamientos.

A pesar de estas informaciones, el gobierno de Filipinas y las Fuerzas Armadas del país afirman que la situación está bajo control y han pedido calma a la población aportando datos no verificados sobre la crisis. El ejército también ha negado que Daesh esté presente en el país. El Presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha declarado la ley marcial en toda la isla de Mindanao desde ayer por la noche.

Mientras tanto, Mons. Villegas apunta que el incidente debería ser un momento de solidaridad entre los cristianos y musulmanes Filipinos: “Estamos seguros de que la mayoría de los musulmanes son amantes de la paz. Llamamos a todos los católicos a orar junto a nuestros hermanos y hermanas musulmanes. Llamamos a los asaltantes, que dicen adorar al mismo Dios a que no manchen Su Nombre con el derramamiento de sangre. La paz sea con todos nosotros,” ha añadido el arzobispo Villegas en su discurso.