Asesinado estudiante cristiano en Pakistán por sus compañeros, por no convertirse al Islam

› Los obispos del país han condenado este trágico incidente de intolerancia religiosa y han exhortado al gobierno de Punjab a tomar medidas oportunas

14/09/2017

ACN.- Sharon Masih, un adolescente cristiano de Pakistán ha sido asesinado por sus compañeros de clase musulmanes por no convertirse al islam. Los hechos ocurrieron dentro de la escuela secundaria a la que asistía el estudiante en Burelala, al sur de Punjab. Los obispos de Pakistán  por medio de la Comisión Nacional “Justicia y Paz”, han condenado este trágico incidente de intolerancia religiosa y han exhortado al gobierno de Punjab a tomar las medidas oportunas.

Originario de la aldea paquistaní de Chak-461, Sharon Masih, era un cristiano de 15 años de edad. Según declara el abogado cristiano Mushtaq Gill, quien lleva el caso, el joven fue retenido e intimidado por sus compañeros debido a su fe. Después empezaron a golpearlo con tanta fuerza que Masih se desplomó al suelo. Su muerte se confirmó en el hospital de Burelala, donde fue llevado por otros compañeros musulmanes.

Niños en una escuela de Pakistán (Fides)

Este acto de solidaridad fue reconocido por el p. Emmanuel Yousaf, que expresó: “esos estudiantes musulmanes que llevaron a Sharon al hospital son verdaderamente un signo de esperanza y un verdadero ejemplo de las enseñanzas de Dios y de la humanidad”.

La agencia Fides publica que los asesinos de Sharon Masih habían intentado convertirlo al Islam. Ante su negativa, el episodio de violencia terminó en su muerte.

Mons. Joseph Arshad, presidente de la Comisión Nacional “Justicia y Paz” (NCJP), y el director ejecutivo de la misma Comisión, el p. Emmanuel Yousaf han firmado la nota de condena a tal acto de discriminación religiosa en la que se lee: “Este episodio puede parecer una trivial pelea entre adolescentes, pero en realidad fue causada por la intolerancia, la discriminación y las actitudes inhumanas hacia las comunidades minoritarias y marginadas. Expresamos profunda preocupación por el nivel de negligencia extrema por parte de las autoridades escolares”.

Por último los Obispos de Pakistán piden “justicia para la familia de Sharon Masih” así como medidas más contundentes para evitar estos episodios de intolerancia religiosa.