Los Gobiernos pueden beneficiarse de la experiencia de las Iglesias locales para prestar una ayuda más eficaz

› Un embajador de la UE anuncia una nueva iniciativa de la Unión Europea destinada a reducir la ignorancia o “analfabetismo” religioso en todo el mundo

17/10/2019

María Lozano, ACN.- Mark von Riedemann, director de Asuntos Públicos y Libertad Religiosa de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, fue invitado recientemente a moderar una mesa redonda sobre el papel de la ayuda humanitaria en los gobiernos, en un simposio entre EE.UU. y la Santa Sede, titulado “Caminos para lograr la dignidad humana: Asociación con organizaciones basadas en la fe”. Sobre este tema lo entrevistó María Lozano.

La Embajada de los Estados Unidos en Roma y la Santa Sede copatrocinaron recientemente un simposio con ponencias del secretario de Estado estadounidense, Michael R. Pompeo, el secretario de la Santa Sede para las Relaciones con los Estados, arzobispo Paul Gallagher, así como el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, sobre cómo pueden los Gobiernos asociarse con las llamadas “organizaciones basadas en la fe” para defender mejor la libertad religiosa. ¿Qué motivó este simposio?

El simposio quería recordar los 35 años de cooperación positiva entre el Gobierno de Estados Unidos y la Santa Sede, en él se rememoró la gran labor de San Juan Pablo II y Ronald Reagan y los esfuerzos de ambos para lograr el fin del comunismo en la antigua Unión Soviética. La idea central era hablar de nuevas iniciativas tomadas por el Gobierno estadounidense para trabajar directamente sobre el terreno con las llamadas Organizaciones Basadas en la Fe (OBF). Las organizaciones católicas y otras OBF pueden hacer llegar la ayuda de una manera más eficaz en lugares donde los Gobiernos no tienen ni la experiencia ni los canales necesarios para hacerlo.

Mark von Riedemann, director de Asuntos Públicos y Libertad Religiosa de Ayuda a la Iglesia Necesitada

El representante de la Unión Europea ante la Santa Sede, el embajador Jan Tombinski, anunció ante la amplia representación diplomática, el lanzamiento de una iniciativa de la UE denominada “Intercambio mundial sobre religión en la sociedad”, destinada a apoyar proyectos para reducir la ignorancia y el “analfabetismo” religioso en la UE y en el resto del mundo. El objetivo de esta iniciativa es reconocer la importancia de la fe en la vida cotidiana. Se trata de una primicia absoluta para Europa, que hasta la fecha se enorgullecía de ser “ciega a la religión”.

El Cardenal Parolin elogió las nuevas iniciativas. En su ponencia advirtió, sin embargo, sobre la tentación de las naciones donantes de imponer ciertos valores o cosmovisiones culturales como condiciones previas a la concesión de ayuda a las naciones receptoras. 

En efecto, pidió firmemente que los Gobiernos eviten, al patrocinar las OBF, lo que el Papa Francisco ha llamado una “colonización ideológica o cultural”, consistente en “imponer una visión del mundo o un conjunto de valores diferentes a las sociedades más pobres, a menudo haciendo de la adopción de esos valores un requisito previo para recibir ayuda humanitaria o de desarrollo”.  Ayuda a la Iglesia Necesitada nunca se ha visto afectada por esto puesto que dependemos únicamente del apoyo de benefactores privados. Es un abuso hacer que la ayuda alimentaria dependa de la aceptación de programas que promueven la anticoncepción y el aborto. Y esto está bien documentado. 

Este simposio marca una serie de acciones  para llamar la atención respecto a la libertad religiosa y a la a persecución cristiana en los últimos meses. ¿Qué tendencia se observan?

Hay una creciente conciencia de que la libertad religiosa es un derecho fundamental, que dos tercios de la población mundial residen en países con restricciones a la libertad religiosa y que los cristianos representan el mayor grupo  que sufre persecución religiosa. Esta conferencia se alinea con otras iniciativas como el “Llamamiento Mundial para la Protección de la Libertad Religiosa” del 23 de septiembre de 2019, que fue el primer acto de la ONU sobre la libertad religiosa, auspiciado por un presidente de los Estados Unidos, o también la resolución de la ONU del 28 de mayo de 2019, que estableció el 22 de agosto como “Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas de Actos de Violencia basados en la Religión o las Creencias”. 

En los últimos dos años, se ha sucedido una oleada de iniciativas, incluidas la creación de una Secretaría de Estado para la Persecución Cristiana en Hungría, la Alianza Internacional para la Libertad Religiosa iniciada por los Estados Unidos y, quizás lo más importante, el creciente número de naciones que instituyen o reactivan a embajadores para la Libertad Religiosa y las Creencias en países como Dinamarca, Holanda, Estados Unidos, Noruega, Finlandia, Alemania y el Reino Unido, entre otros. 

2019 marca el 20° aniversario del Informe sobre Libertad Religiosa de ACN. ¿Ha sido ACN una voz profética en el desierto llamando a la libertad religiosa y al fin de la persecución cristiana? 

El informe ha sido, en efecto, profético. En 1999, la libertad religiosa no era un tema importante para la mayoría de los Gobiernos, pero ACN ya recibía de parte de nuestros socios de proyectos  cada vez más testimonios de persecución cristiana. Por ejemplo, las tensiones religiosas en Nigeria se desarrollaron justo ese año con la imposición de la sharía en una docena de estados de mayoría musulmana lo que tuvo como resultado una significativa violencia sectaria que aún hoy continúa. Desde entonces, hemos sido testigos de dramáticos acontecimientos en Oriente Próximo, África y Asia, y el consiguiente sufrimiento de incontables millones de personas ha exigido una mayor atención y respuesta. Un avance crucial fue en 2016, cuando la Unión Europea y Estados Unidos aprobaron resoluciones que calificaban de genocidio las atrocidades del ISIS contra los cristianos de Siria e Irak. ¿Es la persecución cristiana en estos países una sorpresa? No, pero ha ido aumentando a lo largo de los siglos, desde las raíces de la intolerancia, desembocando en discriminación y persecución. Finalmente, el mundo  está tomando conciencia del genocidio de los cristianos en Irak y Siria. Un síntoma triste de ese genocidio es la disminución de la presencia cristiana en Oriente Próximo: en 1910, los cristianos representaban el 13,6% de la población, mientras que en 2010 esa cifra había descendido al 4,2%. El llamamiento del Gobierno de EE.UU. para una nueva asociación entre el gobierno y las OBF es una señal más de que los países occidentales se están dando cuenta de estas realidades, e iniciativas como estas son pasos importantes en la dirección correcta.