Ucrania: La fe está triunfando sobre el miedo

› A pesar de la crisis y el conflicto actual en el país, la Iglesia está floreciendo, según explica el líder de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana

22/04/2019

ACN, Citra Abbot.- El Arzobispo Mayor de la Iglesia greco-católica ucraniana, Mons. Sviatoslav Shevchuk, en declaraciones a la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), detalla el aumento de la devoción religiosa en un momento de continuas tensiones y de actos de violencia diarios en algunas partes del país.

Al explicar los desafíos que afronta, ha dicho que el recién reabierto seminario de su Archidiócesis de Kiev es “el que más rápido está creciendo en la Iglesia“ en Ucrania. Pero a pesar de la buena noticia del auge de las vocaciones, todavía se padece una carencia de sacerdotes debido al enorme incremento de personas que asisten a las celebraciones litúrgicas. Según Shevchuk, sólo para su diócesis “se necesitarían cincuenta sacerdotes más”.

Arzobispo Mayor de la Iglesia greco-católica ucraniana, Mons. Sviatoslav Shevchuk. (ACN)

El Arzobispo Mayor ha explicado que ese crecimiento se está produciendo en un contexto en el que “Ucrania se está desangrando” aunque “ya nadie habla de la acción militar que sigue en curso en el Este de Ucrania, que todos los días deja heridos o muertos. En las últimas 24 horas, por ejemplo, dos personas han muerto y cuatro han resultado heridas.”

Otro grave problema es la emigración: “Hay más de dos millones de desplazados, la Iglesia ha sobrevivido porque es solidaria con todas las personas de Ucrania, pero uno de nuestros obispos dice que es más que una emigración es una evacuación”.

Ante el desastre de la guerra, muchos se preguntan: ‘¿Por qué me está pasando esto a mí?’ ‘¿Cuál es el sentido de mi sufrimiento?’. Ningún político, ni ningún representante del G7 tiene una respuesta”, asegura Shevchuk. A pesar de todo el Arzobispo apunta “Ucrania es una solución y no un problema”, añadiendo que la respuesta a esas preguntas existenciales se encuentran “en la Palabra de Dios. La gente se siente atraída por esta Iglesia, por esta comunidad, que es auténtica y no está ligada al poder del Estado”. “Ucrania es una nueva democracia. Estamos tratando de dar testimonio de los valores cristianos como piedra angular para construir una exitosa sociedad moderna”.

Sviatoslav Shevchuk ha explicado que el programa de voluntarios eclesial llamado “Parroquia Vibrante” está demostrando ser muy efectivo, ofreciendo a los feligreses una esperanza muy necesaria: “Parroquia Vibrante convierte nuestras iglesias en un lugar de encuentro para reunirse con el ‘Cristo viviente’. Mostrar misericordia es la tarea de todo cristiano auténtico”.

Esta importancia se ve corroborada por una encuesta reciente en la que se dice que los tres grupos más valorados entre la población ucraniana serían: los voluntarios, el Ejército y la Iglesia. Los movimientos de voluntarios consiguen dinero, alimentos, ropa de abrigo, medicinas y suministros médicos, así como ayuda para los soldados heridos. Los voluntarios de Ucrania oriental forman parte a menudo de las comunidades parroquiales greco-católicas y, con frecuencia, ayudan por las tardes después de un día de trabajo.

Por último el Arzobispo ha elogiado a ACN por su continuo apoyo económico a la formación del clero. A este respecto ha dicho: “Nuestros seminaristas son la esperanza de nuestra Iglesia. Damos las gracias a Ayuda a la Iglesia Necesitada por ayudarnos no sólo a acoger a estas vocaciones, sino a formarlas, porque nuestra Iglesia las necesita desesperadamente”.