“Todos los voluntarios de Ayuda a la Iglesia Necesitada aportan algo genuino”

› En el día internacional del voluntario, la fundación pontificia agradece y destaca la enorme labor de cientos de personas en España que ofrecen su tiempo por los cristianos pobres y perseguidos

05/12/2019

ACN.- “Es realmente una experiencia de fe poder trabajar codo con codo con los voluntarios de Ayuda a la Iglesia Necesitada. Ellos son un enorme regalo y a mí personalmente me aportan muchísimo, por cómo es su entrega y su fe”. En pocas palabras define muy bien el valor de los voluntarios Laura Guerrero, responsable del departamento de voluntariado de Ayuda a la Iglesia Necesitada. El 5 de diciembre es el día internacional del voluntario, ACN no ha querido dejar pasar esta ocasión.

El equipo de voluntarios de ACN no ha dejado de crecer en los últimos años. Actualmente son cerca de 200 personas las que entregan su tiempo y su entusiasmo al servicio de los cristianos pobres y perseguidos en el mundo. Están presentes en toda España y especialmente allí donde ACN posee oficinas y delegaciones. Realizan tareas de promoción, dando a conocer la institución en parroquias, conventos e instituciones. También atienden a los benefactores y participan en eventos de ACN para orar, informar y pedir apoyo económico.

Un equipo de voluntarios de ACN en Zaragoza, junto a una religiosa misionera en Siria. (ACN)

María José Albert es voluntaria desde hace unos años: “Estoy en el área de atención a benefactores, contactamos con ellos vía telefónica para comunicarles nuestros actos. También les llamamos en el día de su cumpleaños para felicitarles y tener un recuerdo especial en su día, además les recordamos que les encomendamos ese día en el rezo del Ángelus.”

María José, como otros muchos voluntarios de ACN, comenta que lo que más le llena de su voluntariado es “estar en contacto con la realidad de los cristianos pobres y perseguidos, sus vidas son ejemplo para mí y me ayuda conocer estos testimonios para yo crecer en mi fe y amor a los demás”.

Para ser voluntario de esta institución no hace falta tener un don especial o una experiencia probada, como asegura Laura Guerrero: “Cada voluntario aporta algo genuino, no hace falta tener una característica especial, solo disponer de tu tiempo y querer darlo para un bien más grande”. Hay familias enteras que colaboran como voluntarios, también personas consagradas y sacerdotes.

Guerrero recuerda con cariño un matrimonio que se interesó por ser voluntarios de ACN porque les llamaba la atención que es una institución de apoyo expreso a la evangelización. “Ellos antes no eran cristianos, se acercaron a la Iglesia en un momento de su vida y finalmente terminaron bautizándose. Durante esta experiencia de conversión conocieron del testimonio de la Iglesia pobre y perseguida, entonces nos conocieron también a nosotros y dieron el paso de ser voluntarios”.

Ayuda a la Iglesia Necesitada quiere agradecer una vez más a todo el equipo de voluntarios en España, recordando que ellos también son un gran ejemplo para toda la institución y su forma de hacer habla claramente del carisma evangelizador de esta fundación.