“Sin vuestra ayuda los cristianos de Siria no podrían continuar viviendo”

› Mons. Chahda, arzobispo siriocatólico de Alepo, presenta junto a Ayuda a la Iglesia Necesitada una campaña para sostener a los cristianos sirios

11/12/2018

ACN.- La comunidad cristiana que todavía permanece en Siria tras casi 8 años de guerra se encuentra en situación de emergencia. Así lo ha denunciado Mons. Antoine Chahda, arzobispo siriocatólico de Alepo, “Hemos vivido 5 años asediados por los bombardeos en Alepo. Sin vuestra ayuda no podríamos continuar viviendo. Hay todavía dos obispos y un sacerdote italiano desaparecidos”. Por ello, Ayuda a la Iglesia Necesitada ha decidido lanzar una campaña para apoyar la supervivencia de estos cristianos, que no superan ya los 700.000 fieles.

En 2011, antes de la guerra, los cristianos sirios suponían el 10% de la población, unos 2,5 millones de personas. En la actualidad, tras la sangría de este conflicto armado, la cifra ha disminuido y no llegan al 4% de la población total. “Mi casa fue destruida por un misil. Salvé la vida de milagro, pero estaba muerto de miedo. Sin embargo, la Iglesia no puede abandonar Alepo, yo no me podía marchar. Me quedé para ayudar a los más necesitados y darles esperanza” afirma Mons. Chahda.

Mons. Antoine Chahda, arzobispo siriocatólico de Alepo, y Javier Menéndez Ros, director de ACN España, durante la presentación de la campaña.

Javier Menéndez Ros, director de ACN España ha dado a conocer la ayuda ofrecida por la institución pontificia a la Iglesia en Siria, “desde el comienzo de la guerra hemos dado cerca de 30 millones de euros de ayuda de emergencia, formación, becas de estudio para niños y jóvenes, y reconstrucción de casas e iglesias”, y ha denunciado la olvidada situación de los cristianos de Siria, “esta guerra es un conflicto olvidado, conviene volver a hablar de ello. Hay 500.000 muertos y 1,5 millones de heridos”.

Bajo el lema “Indestructibles en la fe”, esta campaña pretende evitar la desaparición del cristianismo en Siria con su sostenimiento material y espiritual. Los cristianos han sufrido en estos años las consecuencias de la mayor catástrofe humanitaria tras la 2ª Guerra Mundial. Además da la guerra, la comunidad cristiana de Siria ha sufrido la persecución abierta de los grupos terroristas como Daesh y Al Qaeda.

Durante el primer domingo de Adviento, el pasado 2 de diciembre, el Papa Francisco ha arrancado esta campaña para sostener a los cristianos de Siria y ha encendido una vela para pedir por la paz en este país.

Oremos y ayudemos a los cristianos a permanecer en Siria y en Oriente Medio como testigos de misericordia, perdón y reconciliación”, ha manifestado el Papa.
 
Esta campaña de Ayuda a la Iglesia Necesitada propone tres pilares de actuación: Emergencia, Formación pastoral y educativa y Reconstrucción. Con un total de 134 proyectos.  Además ACN promueve la oración para que los cristianos de Siria se mantengan firmes en la fe en estos difíciles momentos.                  

1)Proyectos de emergencia: alimentos, medicinas, subvenciones para pagar alquiler y electricidad para las casas desplazadas…

Ejemplos:

– “Una gota de leche” en Alepo. Se trata de abastecer de leche a 750 familias durante 12 años por un importe total de 37.800 euros.
– Regalos para los niños en Navidad. Una bolsa para 16.100 pequeños con ropa de abrigos y nos dulces.
-Ayuda a la escolarización durante 8 meses a 5.140 colegiales y a 2.200 universitarios.

2)Proyectos para reconstrucción: de casas particulares de familias que han vuelto a sus ciudades de origen en Homs y Alepo, así como iglesias, monasterios y catedrales.

Ejemplos:

-Construcción de un muro de contención en el convento Maiden Al-Kroun: 13.000 euros.
-Restauración de la catedral siro católica de Alepo: 50.000 euros.
-Reconstrucción de la catedral armenia de Alepo: 100.000 euros.
-Reconstrucción de 97 viviendas de cristianos: 308.000 euros.

3) Proyectos de formación pastoral y educativos: ayuda a sacerdotes y religiosas, programas de formación y atención espiritual, así como acompañamiento post-traumático.